La crisis marca a los líderes

Sánchez sale vivo, no reforzado; Casado se afianza sin hacer oposición de Estado; Iglesias renta medidas sociales, pero se desgasta; Abascal es el antisistema; y Arrimadas, renace


La pandemia ha puesto a prueba a los líderes políticos, que se han enfrentado a un desafío sin precedentes. Los politólogos consultados por La Voz hacen balance de una crisis que, en su opinión, ha desprestigiado aún más a la clase política, que, salvo algunas excepciones, la ha utilizado como arma arrojadiza contra sus adversarios.

PEDRO SÁNCHEZ

Sale vivo. «En una situación inédita y muy compleja, sale vivo, casi contra pronóstico», señala la politóloga Verónica Fumanal. «Su constante presencia en las ruedas de prensa semanales ha permitido que los españoles vieran un presidente al frente de la pandemia», añade. Para Carlos Barrera, especialista en comunicación electoral, «lo mejor ha sido no haberse escondido y dar la cara y su habilidad para tejer alianzas y sacar adelante los sucesivos estados de alarma». En su debe, apunta, «sus mensajes demasiado largos y sin reconocimiento de errores o deficiencias y la falta de empatía con buena parte de la audiencia confinada». El consultor político Santiago Martínez cree que «no ha sabido aprovechar la crisis para reforzar su liderazgo y su imagen; las contradicciones del cogobierno, así como la sensación de improvisación, le pasaron factura inicialmente. La gestión de la desescalada le ayudó a mejorar».

Europa Press
  

PABLO CASADO

Alternativa, pese a errores graves. «Lo mejor es haber ganado peso, según las encuestas, como única alternativa real de gobierno», afirma Barrera. «Lo peor, un tono bronco y un perfil bajo, salvado por el buen hacer de otros gobernantes del PP», añade. Según Martínez, «cometió un grave error al no ponerse del lado del Gobierno, eso hubiera reforzado al PP como un partido de Estado». «Arrastrado por el discurso de Vox, dejó de apoyar el estado de alarma, algo impropio de un partido que aspira a gobernar», destaca Fumanal. «Bochornosa la utilización del número de fallecidos y del 8M, su oposición ha sido inverosímil por exagerada», concluye.  

Europa Press

SANTIAGO ABASCAL

Para irreductibles. «Ha continuado su estrategia antisistema, sus críticas tan subidas de tono no atraen grandes masas de votantes para quedarse en los irreductibles», asegura Fumanal. Para Barrera, «lo peor, algunas tácticas poco ejemplares como la manifestación de coches». «El uso oportunista tan descarado de la crisis le pasa factura», afirma Martínez.  

Europa Press

PABLO IGLESIAS

Rentabiliza medidas sociales. «Lo mejor, los réditos de imagen que ha sacado de medidas sociales de impacto; lo peor, la improcedencia de velados ataques a la oposición y a altas instituciones del Estado», sostiene Barrera. Para Fumanal, «ha logrado acuñar el relato del escudo social», pero ha tenido actitudes impropias de un vicepresidente. «Hábilmente ha buscado rédito en lo social, dejando que Sánchez se expusiera más y se quemara», opina Martínez. «Empieza a desgastarle la incoherencia entre lo que se dice en la oposición y lo que se hace cuando se toca poder», añade. 

INÉS ARRIMADAS

Relevante. «La que mejor ha aprovechado el momento para hacer lo que Casado no hizo, dar imagen de estadista, de que el objetivo común está por delante de los intereses partidarios, oposición propositiva y no destructiva», asegura Martínez. «Está presente y es relevante, dos aspectos importantes para rescatar a su partido», destaca Fumanal.

El alcalde Almeida, Illa y Feijoo, los políticos que más han destacado, según los expertos  

¿Quiénes han sido los políticos revelación o que se han consolidado durante el estado de alarma? Para Fumanal, Salvador Illa y José Luis Martínez Almeida. «Dos perfiles que habían sido grises, más relacionados con las tareas de gestión y fontanería, sin grandes protagonismos mediáticos, que llegaron por sorpresa a sus responsabilidades de gestión y han sabido imprimir un tono propio, una estrategia adecuada y concitar aplausos de propios y ajenos», señala. También destaca a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, «cuyo papel ha sido muy notable, su tono, su discurso y su gestión con los ERTE, hasta el momento, ha sido muy positivo, sale muy reforzada».

Barrera destaca también al alcalde Madrid y al ministro de Sanidad, y añade a Alberto Núñez Feijoo y Edmundo Bal. En su opinión, «desde la zona cero de la pandemia, Almeida ha sobresalido por su tono mesurado, su saber estar, su empatía con los madrileños, y su inclusividad para dialogar con el resto de partidos». De Illa valora que «pese a estar en el ojo del huracán diario, en un papel que no podía ni imaginarse cuando accedió al Ministerio de Sanidad, ha guardado casi siempre las formas, sin echar más leña al fuego; buen tono institucional». En cuanto a Edmundo Bal, señala que «con la baja de maternidad de Arrimadas, el portavoz de Ciudadanos en el Congreso ha mostrado una imagen consistente pese a las dificultades de defender su posición; su partido ha encontrado una cara nueva y creíble que le represente». De Feijoo destaca «su gestión de la pandemia en Galicia, con unas elecciones en ciernes y un perfil propio y diferenciado de la dirección nacional del PP, lo que puede reportarle otra victoria más».

Calviño refuerza su imagen

Martínez incluye a Nadia Calviño, quien «reforzó su imagen con un ministerio complicado en esta crisis; Inés Arrimadas, que se ha posicionado «en clave nacional diferenciándose de la gestión de su predecesor»; el alcalde de Madrid, «que es de los pocos que ha sabido aprovechar para mejorar su imagen a través de un mensaje de humildad y tono constructivo»; y el presidente de la Xunta, «que ha sido hábil en sus zascas a Casado y Ayuso porque se desmarca del partido ahora que necesita vender su marca personal en Galicia, algo que se ha reforzado con la práctica desaparición del logo del partido en sus carteles electorales».

Comentarios

La crisis marca a los líderes