El asesor estrella de Johnson maniobra para hacerse con el control de los funcionarios británicos

Sindicatos y analistas consideran que los últimos movimientos de Downing Street obedecen a la estrategia de Dominic Cummings para politizar la Administración

Dominic Cummings, este lunes, al salir de su domicilio en Londres
Dominic Cummings, este lunes, al salir de su domicilio en Londres

Londres / E. La Voz

Boris Johnson y su asesor estrella, Dominic Cummings, han retomado sus planes para asumir el control total de la burocracia británica. Al menos así lo denuncian analistas y sindicatos, los cuales afirman que la decisión del secretario de Gabinete, Mark Sedwill, de dejar en septiembre su cargo como responsable del funcionamiento del aparato del Estado abre las puertas para que el premier y su mano derecha designen asesores y funcionarios afectos a sus ideas.

«Sedwill era un obstáculo para los planes que Cummings tiene para el servicio civil [la Administración del Estado]», afirmó ayer Andrew Grice, responsable del área de Política del londinense The Independent. En un extenso artículo de opinión, el periodista señala al polémico asesor como el responsable de forzar la dimisión de Sedwill al instigar una campaña que pretendía responsabilizarlo de los errores en la gestión de la pandemia, en especial durante la convalecencia de Johnson; y de negarse a cualquier cambio modernizador.

En similares términos se pronunció Dave Penman, del sindicato de funcionarios (FDA), quien a acusa Downing Sreet de haber utilizado «tácticas corrosivas y cobardes» para desacreditar al dimisionario.

Cummings aboga por reformar la Administración para hacerla más abierta al uso de datos obtenidos de las redes sociales. Sin embargo, no son pocos los que creen que su objetivo es politizarla. Estos temores se ven reforzados con la decisión de Johnson de nombrar a David Frost, actual jefe negociador para el brexit, como nuevo asesor de Seguridad Nacional, en sustitución de Sedwill, quien también ocupaba este cargo.

Comentarios

El asesor estrella de Johnson maniobra para hacerse con el control de los funcionarios británicos