Los presos del «procés» tendrán que volver a prisión si la Fiscalía recurre el tercer grado

Gonzalo Bareño Canosa
GONZALO BAREÑO MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

Oriol Junqueras, Jordi Turull, Josep Rull, Joaquim Forn, Raúl Romeva, Dolors Bassa, Carme Forcadell, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart; presos independentistas catalanes
Oriol Junqueras, Jordi Turull, Josep Rull, Joaquim Forn, Raúl Romeva, Dolors Bassa, Carme Forcadell, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart; presos independentistas catalanes

Las juntas de tratamiento de las cárceles catalanas proponen la semilibertad para todos ellos

14 jul 2020 . Actualizado a las 15:42 h.

El Tribunal Supremo será quien decida finalmente, en caso de que la Fiscalía recurra, si los nueve líderes independentistas condenados por sedición en el juicio del procés mantienen o no el tercer grado penitenciario, lo que les permitiría gozar del régimen de semilibertad en el que solo tendrían que acudir a pernoctar a la prisión los días laborables y podrían pasar los fines de semana en sus domicilios.

Solo ocho meses y medio después de conocerse las sentencias, las juntas de tratamiento de las cárceles de Lledoners, Puig de las Basses y Wad-Ras, en las que cumplen sus penas, propusieron este jueves el paso de todos ellos al tercer grado. Una decisión que tendrá que ser ratificada en un plazo máximo de dos meses por el Servicio de Clasificación del Departamento de Justicia de la Generalitat. Si lo aprueba, todos ellos saldrán inmediatamente de prisión.

Pero, en el caso altamente probable de que la Fiscalía recurra ante el tribunal sentenciador, es decir, la Sala Segunda del Supremo, tendrían que regresar a la cárcel a la espera de una decisión de los jueces, al tratarse de delitos graves. Antes, el ministerio público tendría que recurrir ante la Fiscalía de Cataluña, lo que no suspendería la medida.

La Fiscalía del Estado ha recurrido todas las concesiones de permisos los presos del procés. Y en el juicio, pidió que no pudieran tener ningún beneficio hasta cumplir la mitad de la pena. Algo que el tribunal rechazó.

Más días de permiso

La decisión afecta al exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, los exconsejeros Jordi Turull, Josep Rull, Raül Romeva, Joaquim Forn y Dolors Bassa, la expresidenta del Parlamento catalán Carme Forcadell y los líderes secesionistas Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. Todos ellos salían ya de prisión diariamente entre semana para trabajar o hacer servicios de voluntariado al habérseles aplicado el artículo del 100.2 del reglamento penitenciario. La diferencia es que ahora podrían pasarían los fines de semana en sus casas. Y también que tendrían 48 días de permiso al año, en lugar de los 36 actuales.

El secretario de Mesures Penals, Reinserció i Atenció a la Víctima, dependiente de ERC, Amand Calderó, explicó que las decisiones de las distintas prisiones se han tomado de manera simultánea para «proteger de posibles amenazas y coacciones» a los funcionarios encargados de tomarlas y añadió que «si dependiese de la Generalitat no habrían entrado en prisión».

«La decisión no está en la mesa del presidente ni de la consejería. El problema es que un tribunal les ha enviado a prisión», indicó, en un mensaje dirigido a JxCat y al sector más radical del independentismo, que acusa a ERC de ho hacer lo suficiente para liberar a los presos. Calderó les pidió por ello que no caigan en la «irresponsabilidad de usar a las juntas de tratamiento como arma arrojadiza»..

La pena más alta corresponde a Oriol Junqueras, condenado a 13 años de cárcel por sedición y malversación. Y los que más tiempo llevan en la cárcel son los Jordis, que cumplirán tres años en prisión el próximo mes de noviembre.