Un «brexit» salvaje puede encarecer hasta un 60% la cesta de la compra en el Reino unido

Los gremios de comerciantes alertan al Gobierno británico de que los aranceles pueden agravar el golpe que ha sufrido la economía por la pandemia del covid-19

El Gobierno británico ha instalado en las calles de Londres carteles de concienciación ante el «brexit»
El Gobierno británico ha instalado en las calles de Londres carteles de concienciación ante el «brexit»

Londres / E. La Voz

Por las nubes. Allí terminarán los precios de algunos productos esenciales en la cesta de la compra de los británicos, si el Reino Unido deja definitivamente la Unión Europea (UE) el próximo 31 de diciembre sin haber logrado antes un acuerdo que regule sus futuras relaciones comerciales con el bloque.

La advertencia la realizó el Consorcio Británico del Comercio, el cual alertó de que algunos bienes importados desde el continente podrían encarecerse hasta un 60 %, debido a la imposición de aranceles y tasas. «No solo los productos de lujo como el foie gras subirán, también otros básicos como la carne picada, el queso o las naranjas», advirtió este viernes Aodhán Connolly, director del Consorcio Minorista de Irlanda del Norte. Connolly expresó su preocupación porque las rondas de contactos que los negociadores británicos y comunitarios han mantenido esta semana no han arrojado resultados positivos.

También productos básicos

El consorcio ha calculado que la carne de vacuno, que se importa en grandes cantidades de la República de Irlanda, subirá de precio un 48 %, y se espera que el queso cheddar, importado también de la vecina isla, cueste un 57 % más. Por su parte, las naranjas de España podrían incrementar su valor un 12 %, mientras que los pepinos lo harán un 16 %.

Varios estudios aseguran que los supermercados del Reino Unido ofrecen un 30 % de productos de origen comunitario, mientras que en los restaurantes esta cifra se eleva hasta la mitad del contenido de su carta.

Pronósticos sombríos

Esta semana, el jefe negociador europeo, Michel Barnier, viajó a Londres para reunirse con su homólogo británico, David Frost, para desbloquear las conversaciones. Sin embargo, ninguna de las partes ofreció informaciones que indiquen que se ha logrado algún progreso.

A los sombríos pronósticos de los gremios de comerciantes hay que sumar además los efectos devastadores del covid-19 en la economía. Solo esta semana una cadena de farmacias y unos grandes almacenes anunciaron 5.300 despidos, lo cual parece confirmar que el desempleo alcanzará los dos millones de parados en el Reino Unido.

Comentarios

Un «brexit» salvaje puede encarecer hasta un 60% la cesta de la compra en el Reino unido