Telefónica no podrá eliminar las cabinas a pesar de que el Supremo le da razón

El mantenimiento de este servicio público le supone un coste de 4,5 millones a la compañía


madrid / lA voz

Vestigios del pasado que, aunque residuales e irrelevantes en la era de los móviles, aún resisten como servicio público universal obligatorio. Por eso Telefónica no podrá retirar las 15.000 cabinas que todavía se mantienen diseminadas por España y cuyo mantenimiento anual -según los últimos datos de la CNMC- le suponen un coste de 4,5 millones a la compañía. Y no podrá deshacerse de ellas pese a que el Tribunal Supremo le ha dado la razón en el contencioso contra la decisión del Gobierno que, en el 2018 y por decreto, le asignó automáticamente prestar dicho servicio, en lugar de sacarlo a licitación pública.

Reclamará una indemnización

El alto tribunal falla a favor de Telefónica en el recurso contencioso-administrativo contra el Estado, al que la empresa pedirá una indemnización, tras la sentencia que declara ilegal la prórroga decretada por el Gobierno en el 2019 para que la compañía se hiciera cargo del mantenimiento hasta, al menos, el 2021.

Telefónica reclamaba la nulidad del decreto porque la adjudicación del servicio de mantenimiento de las cabinas debía haberse realizado mediante licitación pública y su prórroga «unilateral», además de omitir el trámite de alegaciones, había privado a la compañía de «la toma de sus decisiones empresariales en un marco estable, predecible, claro y de certidumbre».

La Abogacía del Estado defendió la actuación del Ejecutivo, pero el Supremo considera que nada justifica la vulneración de garantías del procedimiento al no abrir un concurso público «que garantice los principios de objetividad, transparencia y no discriminación».

Comentarios

Telefónica no podrá eliminar las cabinas a pesar de que el Supremo le da razón