Bolsonaro, tras superar el coronavirus: «Tengo moho en el pulmón»

El presidente de Brasil asegura que tiene una infección secundaria en el pulmón y se está tratando con antibióticos

D.S.
La Voz

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha reconocido este jueves que se sigue sintiendo débil y que tiene una infección secundaria en el pulmón después de anunciar hace menos de una semana que la última prueba diagnóstica del coronavirus a la que se sometió arrojó un resultado negativo. «Me acabo de hacer un análisis de sangre, ayer tuve un poco de debilidad. También han encontrado una pequeña infección», declaró en una retransmisión por redes sociales. También aseguró que a raíz de esto ha empezado a tomar antibióticos. «Tengo moho ahí, moho en el pulmón, tal vez, debe ser», ha añadido, al mismo tiempo que ha restado importancia a su estado de salud argumentando que «después de 20 días en casa, tenemos otros problemas».

Todo esto ocurre tan solo una semana después de que Bolsonaro anunciase que la última prueba diagnóstica del coronavirus que le realizaron había arrojado un resultado negativo. Bolsonaro obtuvo esta  prueba negativa tres semanas después de anunciar que se había contagiado de la enfermedad. El presidente, que siempre ha sido escéptico ante las medidas preventivas del covid-19 que recomiendan los expertos, comenzó a sentir síntomas el domingo 5 de julio. Su estado empeoró al día siguiente, con fiebre y malestar general. La primera dama de Brasil, Michelle Bolsonaro, también contrajo el virus, pero la Presidencia del país ha destacado que «presenta buen estado de salud».

Bolsonaro insistió en el uso de la cloroquina para tratar a los pacientes con coronavirus y afirmó que ese antipalúdico, del cual no se tiene una comprobación científica sobre su eficacia frente al covid-19, permitió su rápida recuperación. «El médico de la Presidencia me mandó cloroquina y al día siguiente estaba mejor. Lo mismo con Onyx (Lorenzoni, ministro de Ciudadanía). Si fue coincidencia, no sé», dijo Bolsonaro, para quien «no existe otro remedio» en el tratamiento, a pesar de no tener «comprobación científica» sobre su eficacia. «No hay comprobación científica de su eficacia, pero tampoco de su ineficacia. Busque a su médico, pero no descarte la cloroquina sin saber. Hay gente que la recomienda», insistió el gobernante, quien este jueves estuvo de visita en los estados de Piauí y Bahía, en la empobrecida región nordeste.

Brasil, con 210 millones de habitantes, es en números absolutos el segundo país del mundo más afectado por la emergencia sanitaria, por detrás de Estados Unidos, y ya acumula más de 90.000 muertos y 2,55 millones de contagiados por coronavirus. Cinco meses después de la confirmación del primer caso, la pandemia todavía no da señales de estabilización en el país, que volvió a registrar esta semana un nuevo récord tanto en el número de muertes como de casos en una sola jornada.  Según el último boletín del Ministerio de Salud, divulgado el miércoles, Brasil contabilizó 1.595 nuevos decesos y 69.074 nuevos contagios en 24 horas.

Comentarios

Bolsonaro, tras superar el coronavirus: «Tengo moho en el pulmón»