Mayoría absoluta en el Congreso para tumbar el decreto del superávit de los ayuntamientos

La orden se ha publicado en el BOE con un cambio: el plazo de amortización del préstamo cambia de 10 hasta los 15 años


Redacción

Casi todos los partidos han mostrado su rechazo en el Congreso a la aprobación del acuerdo entre el Gobierno central y FEMP (Federación Española de Municipios y Provincias). La solución pactada permitirá a los ayuntamientos poner sus ahorros a disposición del Estado a cambio de participar en un fondo de hasta 5.000 mil millones de euros. El acuerdo con la agrupación municipalista debe someterse a una votación de convalidación en el Congreso en el plazo de un mes, pero todo indica que no será respaldado.

En la Junta de Gobierno de la FEMP, el acuerdo tan solo sumó 12 votos a favor del PSOE, por los 12 en contra del PP, Junts y Ciudadanos. La abstención de Unidas Podemos y del presidente socialista de la federación resultaron determinantes para que se aprobase el acuerdo.

La abstención de Unidas Podemos llega tras varias negativas del grupo, que llevaron al presidente de la FEMP a aplazar en varias ocasiones la reunión de la Junta de Gobierno para continuar negociando la propuesta con el Ministerio de Hacienda y garantizarse así la mayoría suficiente para sacar adelante el proyecto. 

Sin embargo, desde Unidas Podemos se han mostrado muy críticos con el acuerdo. También lo ha hecho la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Asegura que el acuerdo es «un error» e insta a seguir trabajando «desde la unidad municipalista» para que se modifique en el Congreso.

Por otro lado, partidos como el PP ya han anunciado su voto en contra e incluso han amenazado con llevarlo a los tribunales. Asimismo, Vox considera que el acuerdo es una «rendición» de los excedentes de tesorería. También seguirá el mismo camino Ciudadanos y votará en contra del decreto. La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís aseguró que «hay una ausencia total de interés por parte de Pedro Sánchez y del Gobierno de coalición hacia los ayuntamientos». 

Otros partidos como Compromís, Coalición Canaria y BNG han mostrado también su rechazo al acuerdo con la agrupación municipalista. El BNG lo calificó de «incautación». 

La orden que regula este acuerdo se publicó este miércoles en el Boletín Oficial del Estado, e incluye un cambio: inicialmente se anunció que el plazo para devolver los fondos a los ayuntamientos sería de 10 años. Sin embargo, en el texto final se indica que el Estado tendrá hasta 15 años, a partir del año 2022 para hacerlo.

Caballero insiste en que los remanentes municipales serán devueltos en diez años

La Voz
Abel Caballero firmando el acuerdo para el uso de los remanentes municipales en La Moncloa
Abel Caballero firmando el acuerdo para el uso de los remanentes municipales en La Moncloa

El decreto ley que recoge el acuerdo para el uso del superávit local publicado en el BOE sube el margen temporal a quince

El presidente de la FEMP (Federación Española de Municipios y Provincias) Abel Caballero ha asegurado este jueves que los ahorros que los ayuntamientos pongan a disposición del Estado serán devueltos en su totalidad en el plazo de diez años, a partir del 2022, tal y como se recoge en el acuerdo suscrito entre la Federación y el Gobierno central, firmado el martes por el propio Caballero y el presidente Pedro Sánchez. 

Así lo ha transmitido el también alcalde de Vigo en un comunicado, en respuesta a los comentarios suscitados tras la publicación el miércoles en el BOE del Real Decreto Ley que recoge el pacto. En ese texto, el plazo máximo para amortizar el préstamo de los remanentes que los municipios cedan a las arcas del Estado se fija en quince años desde el 2022. Una modificación unilateral que desde algunas alcaldías y formaciones se ha entendido como una vulneración poco leal de lo pactado.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Mayoría absoluta en el Congreso para tumbar el decreto del superávit de los ayuntamientos