La Unión Europea da la espalda al régimen de Bielorrusia y activa nuevas sanciones

Un desafiante Lukashenko recomienda a sus compatriotas que «no se asomen a la calle»

Mujeres bielorrusas, hoy, con pancartas contra la violencia y flores para las fuerzas del orden pacíficas
Mujeres bielorrusas, hoy, con pancartas contra la violencia y flores para las fuerzas del orden pacíficas

Redacción / La Voz

La Unión Europea pone punto final a su tolerancia con el régimen de Alexander Lukashenko, que cada vez se muestra más desafiante con Occidente y se aferra al cargo presidencial que ocupa desde 1994. Los ministros de Exteriores de la UE acordaron ayer imponer nuevas sanciones contra los oficiales bielorrusos implicados en medidas represivas y violentas contra la ola de protestas callejeras por los polémicos resultados de las elecciones presidenciales, sobre las que pesan sospechas de fraude. La decisión de la Unión Europea ha sido unánime y ahora comenzará el trabajo a nivel técnico para preparar la lista de sanciones.

Bielorrusia vive desde el pasado domingo una ola de protestas contra la victoria electoral de Alexander Lukashenko. Organizaciones de derechos humanos bielorrusas denunciaron numerosos casos de abusos y torturas en las prisiones donde están los manifestantes detenidos.

En la actualidad, la Unión Europea mantiene con Bielorrusia un embargo de armas y una prohibición de la exportación de bienes usados para la represión interna, aunque levantó buena parte del paquete de restricciones en el 2016 al reconocer «pasos» de este país para mejorar las relaciones con el bloque comunitario. Algunas de las medidas que están sobre la mesa en esta ocasión, y que son habituales en el arsenal europeo de sanciones a nivel internacional, son la congelación de activos en la UE y la prohibición de entrar en territorio comunitario.

El presidente de Bielorrusia recomendó ayer a sus compatriotas que «no se asomen a la calle», al tiempo que denunció una «agresión» exterior por parte de los ciudadanos de varios países europeos que promueven las protestas antigubernamentales, informa Efe. «¡No se asomen ahora a las calles! Entiendan que a ustedes y a sus hijos los utilizan como carne de cañón», dijo Lukashenko durante una reunión del Gobierno, según informó la agencia Belta. Lukashenko se resiste a ceder el poder y a convocar nuevas elecciones pese a la presión de la calle y de numerosos países occidentales, que han tomado claro partido a favor de la oposición. «Para empezar aún estoy vivo y no en el extranjero como repiten una y otra vez algunos de nuestros estimados sabelotodos», advirtió Lukashenko.

Tijanovskaya reaparece

La principal candidata de la oposición bielorrusa, Svetlana Tijanovskaya, reapareció ayer en un nuevo vídeo en el que insta al Gobierno de Lukashenko a cesar la violencia y a entablar un diálogo, al tiempo que pide a sus simpatizantes que continúen con las protestas pacíficas. Tijanovskaya aprovechó para dar las gracias a las fuerzas de seguridad que se negaron a atacar a los manifestantes pacíficos, así como a los trabajadores que fueron a la huelga en señal de protesta por los cuestionados resultados en las urnas.

La Comisión Electoral de Bielorrusia ratificó ayer la victoria de Lukashenko en los comicios presidenciales del pasado domingo con más de un 80 por ciento de los votos, a pesar de las denuncias de fraude electoral manifestadas por toda la oposición.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

La Unión Europea da la espalda al régimen de Bielorrusia y activa nuevas sanciones