Redacción

La elección de Juan Carlos I de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) como su destino aparentemente temporal tras su salida de España no es casual. El emérito siempre ha mantenido unas estrechas relaciones personales con los hombres que mueven los hilos en uno de los países más ricos del mundo, que tiene en el petróleo su principal fuente de ingresos. Se trata de un país rico, con palacios, islas y hoteles de lujo dividido en siete estados y con seis familias reales. El Gobierno y la prensa, vinculada de una u otra manera con el poder, es una garantía para que no se pueda rastrear al monarca, que cuenta con el apoyo de varios nombres clave de esta rica y hermética federación.

Mohamed bin zayed

El que mueve los hilos. Mohamed bin Zayed Al Nahyan, es el príncipe heredero del emirato y hombre fuerte del país, después de que el actual presidente, el jefe Jalifa bin Zayed sufriese un derrame cerebral en el 2014. Siempre le ha interesado mantener un perfil bajo, lejano a cualquier ruido mediático. La relación de Zayed con el emérito acumula muchos años de confianza y siempre actuó de anfitrión en los viajes que realizaba a los Emiratos, en varias ocasiones con motivo del Gran Premio de Fórmula 1 en Abu Dabi. Más conocido como MBZ es «el hombre que gobierna los Emiratos», como le reveló el embajador Richard Olson al presidente de EE.UU. Barack Obama, en una nota difundida por WikiLeaks. MBZ es el tercer hijo del jeque Zayed bin Sultan Al Nahayan, el beduino fundador de los Emiratos Árabes Unidos. Está casado desde hace casi 40 años con Salama bint Hamdan bin Mohamed al Nahyan, con quien tiene cuatro hijos y cinco hijas.

Mohamed Bin Rashid

Gobernante de Dubái. Todo lo contrario que MBZ, la vida personal y de Mohamed bin Rashid está llena de estridencias en el ámbito personal. Es un habitual de las revistas del corazón, después de que su esposa, la princesa Haya Bint al Huseín, le denunciara por secuestro y torturas en un tribunal de Londres. En marzo pasado, la princesa logró su primera victoria en los tribunales británicos. La corte dictaminó que el jeque había emprendido una campaña de miedo e intimidación contra la princesa y sus hijos. Además, fue declarado culpable del secuestro forzoso de dos de sus 13 hijos. El jeque intentó que no se hiciera pública la sentencia, pero no lo consiguió. Los caballos son la pasión del emir de Dubái. Es el fundador de Goldophin, una de las cuadras más importantes del mundo.

Mansur bin zayed

Multimillonario. Considerado uno de los mejores amigos árabes del monarca, Mansur preside Mubadala, el fondo soberano dependiente del Gobierno de Abu Dabi, que dispone de 600.000 millones de euros para invertir en el mundo. Este fondo es el propietario del Manchester City y el jeque, personalmente, posee una finca de más de 8.000 hectáreas en Valencia de la Torre (Badajoz), por la que pagó alrededor de 50 millones de euros. Arregló la casa principal y construyó una piscina y una pista de aterrizaje para avionetas y helicópteros. Mansur bin Zayed cuenta también con su propia petrolera que controla el 100 % de la española Cepsa. Cuenta con más negocios en España, ya que ha comprado la mitad de la Mina de Aguas Teñidas, en Huelva, por 590 millones de euros. Tiene además una importante participación en Virgin Galatic, la empresa de Richard Branson que planea comercializar vuelos espaciales tripulados. En el 2014, en el último viaje oficial de Juan Carlos I a Abu Dabi, fue Mansur quien le recibió en el aeropuerto. Su nombre no figuraba en la lista de protocolo y fue el propio emérito quien corrigió, con especial interés, el error. Dijo que era para dar prueba de la gran amistad que les unían y del deseo del jeque de invertir en empresas españolas.

Mohamed bin Salman

Príncipe heredero saudí. Mohamed bin Salman (MBS), es quien mueve los hilos en Arabia Saudí, dada la avanzada edad del rey Salman bin Abdulaziz. No es uno de los preferidos de Juan Carlos I, sobre todo después de que, durante su estancia en noviembre del 2018 en Abu Dabi, el emérito se dejase fotografiar saludándolo sonriente. Pocas semanas antes, la CIA había considerado a Mohamed bin Salman el instigador del descuartizamiento en Estambul del disidente saudí Jamal Khashoggi.

Comentarios

Las amistades árabes de Juan Carlos I