Los demócratas nominan formalmente a Biden pese a la disidencia de la izquierda

Mercedes Gallego NUEVA YORK / COLPISA

ACTUALIDAD

Joe Biden besa a su mujer, Jill, en una imagen difundida durante la Convención del Partido Demócrata
Joe Biden besa a su mujer, Jill, en una imagen difundida durante la Convención del Partido Demócrata

Los expresidentes Clinton y Carter y republicanos moderados avalan la candidatura del antiguo número dos de Obama, que tiene cierta ventaja sobre Trump en las encuestas

19 ago 2020 . Actualizado a las 16:35 h.

El exvicepresidente de Obama Joe Biden fue elegido anoche formalmente candidato presidencial del Partido Demócrata para enfrentarse a Donald Trump en las elecciones del próximo 3 de noviembre. Los votantes de todo el país habían alzado su voz durante la temporada de caucus y primarias entre febrero y junio, pero en el complicado sistema electoral de EE.UU. solo eligen a los delegados que votaron ayer de viva voz, estado por estado, durante el segundo día de la Convención Nacional Demócrata.

El repaso en vivo por todo el mapa de la unión, con todos sus cambios horarios y diferentes tonalidades, fue la parte más beneficiada del formato virtual con que se realiza la convención de la pandemia. El llamado roll-call duro en el 2016 más de hora y media, pero se condensó la noche del martes en poco más de 30 minutos en los que el candidato de 77 años obtuvo los 1991 votos requeridos para su nominación, que de acuerdo a los cánones alcanzó al votar su estado de Delaware. «Gracias desde el fondo de mi corazón», contestó el ya candidato presidencial. Biden aceptará formalmente la nominación mañana jueves, cuando sea coronado sin globos ni confetis.

Hace mucho que no hay sorpresas en esto, todo está dicho y pactado antes de llegar a la convención, aún más en este año en que se realiza mediante vídeos pregrabados. Para quien pensase que Alexandria Ocasio-Cortez había roto el guion al nominar a Bernie Sanders, la joven congresista del Bronx aclaro por Twitter que solo respondía al encargo del partido, porque de acuerdo a las normas todos los candidatos que hubieran pasado el número de votos necesarios necesitaba ser nominados en voz alta, y quién mejor que ella.