Roldán presenta su relevo como un movimiento consensuado con la dirección de Ciudadanos

La ejecutiva del partido revoca por sorpresa las primarias catalanas y coloca a Carrizosa como candidato a la Generalitat

La llegada de Inés Arrimadas ha supuesto la ruptura de la bicefalia existente en Ciudadanos en Cataluña entre Roldán y Carrizosa, una persona muy cercana a la actual líder del partido
La llegada de Inés Arrimadas ha supuesto la ruptura de la bicefalia existente en Ciudadanos en Cataluña entre Roldán y Carrizosa, una persona muy cercana a la actual líder del partido

Madrid / Colpisa

Llegó para ocupar el vacío que dejó Inés Arrimadas con su salto a Madrid y revitalizar unas siglas alicaídas tras un largo ciclo electoral. Lorena Roldán obtuvo el 86,6% de los votos en las primarias de Ciudadanos para convertirse en la candidata a la Presidencia de la Generalitat, pero ni esa contundente victoria ni su trabajo en el último año, compaginando su portavocía en el Senado con el liderazgo del partido en Cataluña, le han servido para mantener el puesto hasta las elecciones autonómicas. La formación liberal decidió saltarse su propio proceso interno y situar a Carlos Carrizosa como cabeza de lista en los próximos comicios.

Un golpe de timón que capitaneó la propia Arrimadas, recién llegada de su baja por maternidad, ante el posible adelante electoral tras la eventual inhabilitación de Quim Torra, y que respaldó por unanimidad la ejecutiva del partido en una reunión en la que también estuvo presente la dirigente destituida. «Es una decisión muy meditada y tomada en equipo, en conjunto, con el objetivo de dar un vuelco en Cataluña», aseguró Roldán, intentando disipar cualquier atisbo de polémica ante el relevo.

La senadora puso el foco en la necesidad de evitar un nuevo Gobierno separatista que siga la estela de los anteriores, «que no han tenido entre sus prioridades las necesidades de los catalanes». Y presentó su sustitución como un movimiento de enjundia política con el objetivo de «intentar una coalición constitucionalista» en las próximas elecciones catalanas, que no terminan de convocarse. Los liberales plantean desde hace meses al PSC y al PP la necesidad de crear un frente constitucionalista para desbancar al soberanismo. «La mayoría constitucionalista existe en Cataluña. Solo hay que unirla», remarcó Roldán en una entrevista en Onda Cero.

Facilitar la coalición

Desde el desembarco de Arrimadas en el Congreso, la situación del partido en Cataluña se había quedado en una bicefalia entre Roldán y Carrizosa. Pero los malos presagios electorales han hecho declinar la balanza a favor del abogado, dado que la práctica totalidad de los sondeos publicados en el último año pronosticaban un fuerte descenso con respecto a los 36 diputados que tienen actualmente en la Cámara autonómica. Roldán no ha logrado tener una voz nacional ni conservar el legado catalán de su mentora. De ahí que a Arrimadas no le haya temblado el pulso y haya apostado por Carrizosa, un perfil más duro, que lleva desde los inicios del partido y que salió escogido como diputado por primera vez en el Parlamento catalán en el 2012.

El recambio pretende facilitar también el camino hacia una probable unión electoral con el PP, que los populares aún están estudiando. Según el último barómetro del Centre d'Estudis d'Opinió (el CIS catalán), Carrizosa está mucho mejor valorado que su predecesora, tanto dentro como fuera del partido. El presidente de los liberales en la Cámara autonómica encabeza el respaldo de quienes tienen la intención de votar a Ciudadanos en los próximos comicios catalanes, con una puntuación media de 5,44. Los votantes del partido naranja no califican de forma tan generosa a Roldán, a quien dan un reprobado con 3,92 puntos de media frente al 4,79 que otorgan al líder del PP en esta comunidad, Alejandro Fernández, o al 4,37 del socialista Miquel Iceta.

Pero el argumento de la lista constitucionalista no convence entre los dirigentes territoriales, muy críticos con que se haya deslegitimado el resultado de las primarias de julio del 2019. «Hoy en día las primarias en Ciudadanos son motivo de indignantes problemas», denunció en Twitter Ángel Guillén, concejal liberal en La Garriga (Barcelona). A nivel nacional el exportavoz parlamentario Juan Carlos Girauta, que dejó el partido a raíz del acercamiento al PSOE durante la pandemia, denunció en las redes sociales que la ventaja de «violar» el resultado de las primarias es que «no necesitas falsificar los resultados».

Comentarios

Roldán presenta su relevo como un movimiento consensuado con la dirección de Ciudadanos