El huracán Marco y la tormenta Laura se acercan al golfo de México

Tras dejar a ocho muertos en la República Dominicana y Haití, Cuba empieza a hacer frente a los primeros destrozos y en el sur de EE.UU. se ha declarado el estado de emergencia

La tormenta tropical Laura causó graves inundaciones en la República Dominicana, donde murieron tres personas
La tormenta tropical Laura causó graves inundaciones en la República Dominicana, donde murieron tres personas

Redacción / Agencias

La tormenta tropical Laura, que dejó a ocho muertos y miles de evacuados en la República Dominicana y Haití, llegó este domingo reforzada a aguas costeras del este y sureste de Cuba, donde está dejando las primeras lluvias, fuerte oleaje y vientos huracanados. Estas condiciones que se extenderán mañana en su recorrido por la isla camino al golfo de México, hacia el sur de Estados Unidos, donde Luisiana lleva desde el viernes en estado de emergencia.

Tras pasar por la isla de La Española, la República Dominicana ha desactivado la advertencia de tormenta tropical, así como las Bahamas y los Cayos de la Florida. Sin embargo, el Gobierno de las Islas Caimán ha emitido una para Little Cayman y Cayman Brac. Igualmente se mantienen advertencias y vigilancias para todas las provincias cubanas y toda la costa de Haití.

Según informa Efe, el Instituto de Meteorología cubano (Insmet) estimó que a las 18.00 hora local (22.00 GMT) el centro de la tormenta se situaba a unos 60 kilómetros al sur-sudeste de la ciudad de Santiago de Cuba, la segunda más poblada del país, con una velocidad de 33 kilómetros por hora en dirección oeste-noroeste y vientos máximos sostenidos de hasta 95 kilómetros por hora, con rachas superiores.

En la histórica ciudad de Baracoa, situada en el extremo oriental del país, se llegó a registrar una ráfaga de viento de 146 km/h, según el Insmet, prueba de la extremada virulencia del temporal, cuya fuerza ha aumentado en su trayecto por el Paso de los Vientos tras dejar Haití.

Las primeras imágenes difundidas en la televisión estatal y en las redes sociales muestran cómo el fuerte oleaje desatado por Laura y las intensas lluvias causaron las primeras inundaciones en áreas costeras de Baracoa, en la provincia de Guantánamo, mientras en otras zonas de la región oriental se observan palmeras agitadas y derribadas por los vientos.

Se prevé que el temporal deje Cuba como muy pronto este martes, cuando se adentre en el sur de Estados Unidos convertida en huracán. Un ligero giro hacia el oeste aleja un poco a esta tormenta de los turísticos Cayos de la Florida, según las perspectivas del Centro Nacional de Huracanes (NHC) estadounidense.

Por su parte, Marco, que este domingo escaló a huracán después de amenazar como tormenta la ribera mexicana en el Canal de Yucatán, se dirige hacia el estado de Luisiana (EE.UU.) donde podría tocar tierra el lunes por la tarde.

Cuba, preparada para lo peor

Laura mantendrá la misma velocidad de traslación mientras se desplaza por aguas de la costa sur oriental, donde el sistema podría ganar en organización, justo antes de penetrar esta noche por el litoral sur entre Santiago de Cuba y Granma, de acuerdo al Insmet.

Este lunes, la tormenta seguirá recorriendo Cuba de este a oeste hasta abandonar la isla la tarde o la noche del martes, según los pronósticos.

Ante la amenaza del impacto de la duodécima tormenta tropical de esta temporada de ciclones en el Atlántico, el Estado Mayor de la Defensa Civil cubana ha establecido la fase de alarma para las provincias del oriente y la central de Camagüey, y la de alerta ciclónica para las ubicadas en el centro del país.

Así, se ha evacuado a la población en zonas vulnerables y las autoridades locales están listas para aplicar cuando sea necesario sus planes de evacuación en las poblaciones costeras, entre otras medidas, para prevenir pérdidas humanas por los fuertes vientos, lluvias y oleaje que se esperan en toda la isla durante las próximas 24 horas.

Se prevé que la tormenta llegue en la tarde del lunes a las inmediaciones de La Habana, donde las autoridades han comunicado que se preparan para «la peor de las variantes» si el temporal se fortalece y convierte en un ciclón.

En especial han advertido de que los planes de evacuación deben prever situaciones como penetraciones del mar -particularmente en los municipios costeros- lluvias intensas y derrumbes de viviendas en el caso de que el temporal afecte las zonas de mayor concentración urbana de la ciudad.

El Estado Mayor de la Defensa Civil también ha hecho un llamamiento a que en los planes de contingencia se respeten las precauciones sanitarias para prevenir la propagación del covid-19, especialmente en la capital, donde se concentra la mayor tasa de contagios y centenares de personas se encuentran en hospitales y centros de aislamiento.

Luisiana, amenazada por Marco y Laura

Ambos ciclones pueden impactar en un período de 48 horas a partir del 24 de agosto en Luisiana, que se encuentra en alerta por partida doble. El estado norteamericano espera la llegada inminente de un primer huracán, Marco, que según los pronósticos arribará al estado sureño este lunes. Las autoridades han advertido de que no habrá tiempo para responder a los daños del primer temporal antes de recibir a Laura, en una región que lleva en estado de emergencia desde el viernes.

En varias comunidades de la zona costera de Luisiana se han emitido órdenes de evacuación obligatoria. Su gobernador, John Bel Edwards, también advirtió de que probablemente no haya tiempo de restablecer la electricidad entre uno y otro ciclón, por lo que será difícil organizar las ayudas en las primeras 72 horas. Por este motivo, pidió a los ciudadanos que busquen refugio seguro desde la noche del domingo, utilizando los búnkers públicos como último recurso para evitar las aglomeraciones que pueden aumentar el riesgo de contagio de coronavirus.

«La segunda tormenta está tan cerca que no hay mucho espacio para enviar a los helicópteros con los equipos de búsqueda y rescate, ni sacar a los vehículos para altos niveles de agua, ese tipo de cosas», dijo en una rueda de prensa.

Además, en los vecinos estados de Texas y Misisipi también se han tomado medidas por Marco y Laura, y se ha solicitado a los habitantes de las zonas posiblemente afectadas que se preparen con antelación y busquen lugares seguros.

El trágico recuerdo de Katrina e Irma

Estados Unidos y Cuba reciben estos temporales con el trágico recuerdo de Katrina e Irma. El primero impactó con vientos de categoría 5 (la máxima) en Nueva Orleans hace casi quince años, el 29 de agosto del 2005, y ha sido uno de los más devastadores de los últimos 30 años, con casi 2.000 víctimas mortales y daños por 108.000 millones de dólares en todos los lugares de EE.UU. a los que afectó.

En el caso de Irma, recorrió la costa norte de Cuba de oriente a occidente dejando 10 muertos y pérdidas materiales cuantificadas en 13.185 millones de dólares en viviendas, infraestructuras y en los sectores agrícola y ganadero, según datos oficiales.

Mientras Marco aún no ha tocado tierra, Laura sí ha causado daños en los países orientales del Caribe. Primero dejó fuertes lluvias en Puerto Rico, donde se llegaron a producir cortes eléctricos y de agua en miles de hogares.

Según algunos estudios, el cambio climático está haciendo que las tormentas y huracanes sean más frecuentes y también que estos últimos sean más severos, dice la organización Climate Power 2020, ligada al Partido Demócrata.

El calentamiento ha aumentado la probabilidad de que los huracanes se conviertan en una categoría 3 o superior, con vientos sostenidos de más de 110 millas por hora (177 km/h), en aproximadamente un 8 % por década, según un análisis de tormentas desde el 1979. Climate Power 2020 señala que es probable que el calentamiento causado por los humanos aumente la intensidad de los huracanes hasta en un 11 %, de acuerdo con ese modelo. 

Comentarios

El huracán Marco y la tormenta Laura se acercan al golfo de México