El exlíder de Vox en Andalucía deja el escaño y la política

Francisco Serrano deja de ser aforado días antes de declarar como investigado por un posible de fraude de subvenciones

Serrano era hasta ahora diputado no adscrito tras dejar Vox
Serrano era hasta ahora diputado no adscrito tras dejar Vox

Redacción

El excandidato de Vox a la Presidencia de Junta de Andalucía, Francisco Serrano, ha confirmado este martes que renuncia a su escaño de diputado no adscrito en el Parlamento autonómico y abandona la política, una decisión que se produce días antes de que tenga que declarar en calidad de investigado por un posible de fraude de subvenciones. 

Serrano, juez en excedencia, ha presentado en el Registro del Parlamento de Andalucía la renuncia de todos sus derechos como diputado no adscrito, lo que incluye también su aforamiento como representante autonómico, han confirmado a Efe fuentes parlamentarias. Ante esta decisión, la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) pedirá al Parlamento que comunique que Serrano ya no es aforado para derivar su causa a un juzgado, según han explicado a Europa Press fuentes del alto tribunal andaluz.

Francisco Serrano abandonó el grupo parlamentario de Vox tras ser imputado en la causa que investiga un proyecto industrial fallido, del que era uno de los socios y que recibió unos 2,5 millones en subvenciones públicas. El exlíder de Vox en Andalucía y su socio, ambos responsables de la sociedad Bio Wood Niebla S.L., fueron citados por el juez para declarar en calidad de investigados por un posible delito de fraude de subvenciones o delito de estafa, el próximo día 8.

La Sala Civil y Penal del TSJA acordó abrir diligencias previas contra Serrano tras admitir a trámite la querella presentada por la Fiscalía Superior de Andalucía.

Sin embargo, Serrano ha confirmado que renuncia, que deja el acta de diputado, el escaño y el aforamiento. «No merece la pena aguantar la persecución y presión, y más sin ser un político profesional», asegura Serrano en comunicado, en que subraya: «Pero, nunca renunciaré a mi Libertad, mi devoción por la verdadera Justicia e Igualdad y al amor por España».

Serrano, que justifica la renuncia en la idea de defenderse en un juzgado ordinario como «cualquier ciudadano», aprovecha para denunciar que está siendo objeto de «persecución política y mediática, incluida» la de Vox.

«Me he visto atacado con tal de recuperar el acta y escaño que conseguí con mi esfuerzo y entrega a los principios y valores de Vox», lamenta. Tras destacar su «aportación activa» al resultado electoral de Vox en el 2018, cuando obtuvo 12 escaños en el Parlamento andaluz, el juez en excedencia ha criticado que «a cambio solo obtuve desdén, ingratitud y desprecio».

«Unos arriesgan, lo dan todo para defender ideales y conquistan fortalezas a cambio de desangrarse y otros, recibiendo trato de favor y sin arriesgar nada, se aprovechan de las conquistas de los primeras», censura Serrano.

De su corta etapa como diputado no adscrito, asegura que creía que podía defender propuestas que «no me dejó defender» el grupo de Vox, y admite que «no merece la pena» el esfuerzo al haber sido «relegada y vetada» la posibilidad de presentar iniciativas.

«Desencantado, abandono la política. Empecé con ilusión y termino con frustración y desengaño», reconoce el exdirigente de Vox, que confirma que regresa al despacho profesional de abogado que abandonó «por razones de incompatibilidad».

La marcha de Serrano permitirá a Vox recuperar una de las dos actas perdidas en lo que va de legislatura y pasar de diez a once diputado en la Cámara andaluza. El otro escaño lo perdió en enero pasado cuando la parlamentaria por Almería Luz Belinda Rodríguez (ahora diputada no adscrita) abandonó el grupo de Vox con acusaciones de acoso laboral que negó el partido. 

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El exlíder de Vox en Andalucía deja el escaño y la política