Maduro intenta un gesto de apertura con los indultos pero se guarda a los perseguidos más importantes

No hay un solo militar entre los 110 indultados por el régimen venezolano, y cuatro ciudadanos españoles han sido liberados


caracas / corresponsal

Nicolás Maduro se ha guardado los ases de la baraja entre quienes son presos o perseguidos políticos en Venezuela. Tras liberar a 110 de ellos, en un sorpresivo giro el lunes, aún quedan 336 encarcelados políticos, mientras la cantidad de personas con juicios abiertos por ese tipo de causas aún es superior a 5.000, señalaron oenegés de derechos humanos, como el Foro Penal Venezolano.

El presidente venezolano ha apelado a la figura del indulto para la liberación, entre otros, de 26 diputados, que, como hizo notar el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, constituyen una sexta parte de los escaños del Parlamento venezolano.

El cuestionado jefe de Estado no ha obtenido automáticamente, lo que, según el ministro de Comunicaciones del régimen venezolano, Jorge Rodríguez, buscaba, que era el reconocimiento para el proceso electoral parlamentario del 6 de diciembre.

Los indultados «tienen la posibilidad» de participar en las elecciones, pero hasta ahora, ninguno ha anunciado que lo hará. Por el contrario, al menos cinco de los diputados que se encontraban fuera del país tras haber sido perseguidos por el régimen de Maduro han declarado que no participarán, y han rechazado la figura del indulto, por considerar que no han cometido delitos.

«Ha pasado antes: los liberan para tratar de legitimar las maniobras del momento. Y, esta vez, quieren legitimar una farsa. Una farsa que está derrotada a nivel legal, político, popular e internacional», concluyó Guaidó.

Tras las liberaciones, tanto la oposición como la UE han señalado que la solución para Venezuela son unos comicios libres y transparentes, como también ha dejado claro el Ministerio de Relaciones Exteriores y Cooperación de España en un tuit publicado minutos después de los anuncios de Rodríguez.

Por su parte, la alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, que sigue muy de cerca el caso venezolano, valoró las liberaciones como «un paso en la dirección correcta». Entre los indultados hay cuatro ciudadanos españoles y otras siete personas que estaban en libertad plena. Según la analista política Sebastiana Barráez, Maduro se adelanta a otro informe demoledor de Bachelet, como han venido siendo todos los que sobre Venezuela ha publicado desde junio del 2019, cuando visitó el país durante cinco días y se reunió con víctimas de violaciones de derechos humanos y sus familiares.

En cualquier caso, según han puntualizado Barráez y la oenegé Foro Penal, faltan grandes nombres en la lista de indultos: el del propio Guaidó, su canciller Julio Borges, Juan Requesens (en arresto domiciliario desde el viernes, tras dos años detenido), o militares como Raúl Baduel, exministro de Defensa. Barráez ha puntualizado que no se generó un solo indulto entre los más de 200 casos abiertos contra militares, pese a que eso es más fácil para Maduro, como comandante en jefe de las fuerzas armadas.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Maduro intenta un gesto de apertura con los indultos pero se guarda a los perseguidos más importantes