Johnson lanza un órdago a la UE y da de plazo hasta el 15 de marzo para cerrar la desconexión del «brexit»

LA VOZ REDACCIÓN / AGENCIAS

ACTUALIDAD

Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido
Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido Toby Melville | REUTERS

Insiste en que un fracaso de las negociaciones sería una buena noticia para el Reino Unido y amaga con anular partes del acuerdo de divorcio

07 sep 2020 . Actualizado a las 20:09 h.

El primer ministro británico, Boris Johnson, dio un plazo hasta el 15 de octubre para alcanzar un acuerdo con la Unión Europea (UE) sobre el brexit, tras lo cual, señaló, «habría que aceptar (el fracaso) y pasar página».

«Tiene que haber un acuerdo con nuestros amigos europeos antes del Consejo Europeo del 15 de octubre si va a entrar en vigor antes de final de año», señaló el jefe del Gobierno británico en un comunicado que adelantó las declaraciones que realizará este lunes.

Las palabras de Johnson llegan antes de que este martes comience en Londres una nueva ronda de las conversaciones entre el Reino Unido y la UE para cerrar un nuevo tratado de libre comercio que evite que el próximo 31 de diciembre se produzca un fin abrupto de la actual relación.

En las últimas horas el Gobierno británico ha multiplicado los mensajes de que no teme que finalmente no se halle un acuerdo, como repitió este domingo el negociador británico, David Frost, en una entrevista publicada por el Mail on Sunday.

Para el primer ministro, «no tiene sentido pensar en plazos que vayan más allá (del 15 de octubre). Si no nos ponemos de acuerdo para entonces, no creo que vaya a haber un acuerdo de libre comercio entre nosotros, y deberíamos aceptarlo y pasar página».

Johnson aludió a los puntos de discrepancia, sin citarlos, como los subsidios estatales o la pesca, y aseguró que el Reino Unido no renunciará «a los fundamentos de lo que significa ser un país independiente» en pos del éxito de las conversaciones.

El Ejecutivo conservador desea tener las manos libres para decidir si respalda con una inversión estatal masiva sectores clave para la economía como el tecnológico -pese a la tradición no intervencionista de los tories-, y ve cualquier arreglo con Bruselas como un posible lastre para esos subsidios.

Pese a todo, el primer ministro reiteró que un fracaso de las negociaciones sería para su país «un buen resultado» y que en ese caso significaría que la UE pasase a ser un socio comercial «como Australia» del Reino Unido, con los protocolos establecidos por la Organización Mundial del Comercio.