Anticorrupción no ve cohecho en el encargo de Corinna Larsen a Villarejo para espiar a una asistente personal

La Fiscalía recuerda al juez que puede investigar a la empresaria, pero no al rey emérito

El entonces rey Juan Carlos I saluda a Corinna zu Sayn-Wittgenstein en Barcelona, en una imagen del 2006
El entonces rey Juan Carlos I saluda a Corinna zu Sayn-Wittgenstein en Barcelona, en una imagen del 2006

REDACCIÓN / AGENCIAS

La Fiscalía ha respaldado la alegación con la que Corinna Larsen se ha opuesto a su imputación en el caso Tándem y que apoyó con un informe pericial que afirmaba que el excomisario José Manuel Villarejo estaba ya jubilado cuando mantuvieron un encuentro en Londres en el que la examiga del rey Juan Carlos supuestamente le encargó espiar a una asistente personal de la que sospechaba.

En un informe de 22 páginas, al que ha tenido acceso Efe, la Fiscalía Anticorrupción señala que los indicios apuntan a que el audio por el que el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón imputó en julio a Corinna, tras reabrir la pieza número 5 del caso Tándem, llamada Carol, fue grabado el 7 de octubre del 2016.

Cuestionan así los fiscales del caso la tesis del juez de que cuando Corinna le hizo a Villarejo ese supuesto encargo, este aún estaba en activo, y recuerdan que el excomisario «accedió a la situación administrativa de jubilación voluntaria el día 22 de junio del 2016».

La propia denominación de los archivos de audio que han llevado a García Castellón a citar «de oficio» en esta pieza a Larsen para el próximo día 28 -«Corin 16.10.7» y «16.10.7 a»- acreditaría además «que tales grabaciones tuvieron lugar el 7 de octubre de 2016», subrayan.

«Este dato vendría corroborado por la fecha de las anotaciones de las reuniones con Corinna efectuadas por Villarejo en sus agendas», añade el escrito.

La Fiscalía le afea de este modo al juez que haya citado a Corinna, al expresidente de Telefónica Juan Villalonga, a Villarejo y a su socio Rafael Redondo por delitos de cohecho y revelación de secretos «cuando los indicios apuntan a que la grabación de dicha reunión habría tenido lugar después de que Villarejo dejara de ser funcionario en activo» y «sin que este le explique a Corinna el acceso a medios ilícitos para la ejecución de dicho encargo».

Recuerda además que el propio juez, en el auto en el que acordó estas imputaciones, pidió al mismo tiempo «oficiar al Cuerpo Nacional de Policía para que determine la fecha de las grabaciones a fin de delimitar con mayor precisión el momento en que se produjo».

A esto se suma, según indican los fiscales, que ni Redondo ni Villalonga estuvieron presentes en la reunión del supuesto encargo de Corinna a Villarejo sobre su asistente personal, «ni constan referencias a tal encargo en su presencia», por lo que entienden que tampoco había motivos para llamarles a ellos a declarar.

En lo que sí está de acuerdo la Fiscalía con el juez es en la presunta conexidad delictiva de ese encargo con el resto de encargos privados que asumió Villarejo cuando era funcionario policial en activo y que se investigan en otras piezas separadas de este caso.

Sin embargo no ve conexidad alguna con el objeto por el que se abrió la pieza Carol, que fue el de investigar las grabaciones de las conversaciones que mantuvo Corinna con el excomisario en las que esta hablaba de las cuentas del rey emérito en Suiza y de su posible relación con el cobro de comisiones por las obras del AVE a La Meca.

«No existe conexidad alguna entre los supuestos encargos de Corinna a Villarejo y los hechos que afectasen al rey emérito» y que era lo que se investigaba en esa pieza antes de su archivo en el 2018, destaca el escrito.

Tras el archivo de la pieza, la Fiscalía Anticorrupción abrió unas diligencias para investigar el posible cobro de comisiones ilegales por la obras del AVE, en cuyo marco ya fue interrogada Corinna, y que también dieron pie a un intercambio de información con la Fiscalía Suiza -donde el rey emérito tenía una cuenta a nombre de una fundación panameña- mediante una comisión rogatoria.

Investigación de la que hace unos meses se inhibió en favor de la Fiscalía del Tribunal Supremo ante la posibilidad de que pudiera derivar en la imputación del rey emérito, que goza de inviolabilidad hasta su abdicación en el 2014 y ahora está aforado.

Cualquiera de los hechos que hasta ahora se han investigado en la pieza Carol, sostiene la Fiscalía, requieren además de la interposición de una querella por parte de la Fiscalía para poder iniciar su persecución, lo que aún no se ha producido.

De este modo, y si bien los fiscales reconocen la competencia del magistrado de la Audiencia Nacional «para la instrucción del presunto encargo efectuado por Corinna para que Villarejo analizara las comunicaciones de su asistente personal», advierten de que su juzgado «carece de competencia para la instrucción de las acciones penales dirigidas contra el rey que hubiera abdicado».

La Fiscalía Anticorrupción advierte al juez que investiga a la empresaria y examiga del rey emérito Corinna Larsen en la pieza Carol de la macrocausa Tándem que puede seguir indagando sobre los posibles encargos que ésta realizó al comisario jubilado en prisión José Manuel Villarejo, si bien debe abstenerse, por falta de competencia, de cualquier asunto que pueda afectar a Juan Carlos I.

El juez García Castellón ha citado a la empresaria alemana el próximo día 28 en la embajada española en Londres -aún está pendiente saber si se trasladará al Reino Unido u optará por la videoconferencia- y en dicha comparecencia debería centrarse, a criterio de la Fiscalía en comprobar el encargo sobre su confidente.

Comentarios

Anticorrupción no ve cohecho en el encargo de Corinna Larsen a Villarejo para espiar a una asistente personal