PSOE y Podemos ponen a Rajoy en el punto de mira de la comisión Kitchen ante los indicios sugeridos por la Fiscalía

El partido morado también quiere que Pablo Casado declare sobre este caso en el Congreso

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy
El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy

M adrid / Colpisa

Los socialistas y Unidas Podemos quieren que el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy declare ante la comisión de investigación del Congreso sobre el espionaje al extesorero del PP Luis Bárcenas. Consideran que es imposible que no estuviera informado de la actuación de esa trama policial pagada con fondos reservados del Ministerio del Interior. En lo que no se ponen de acuerdo, por ahora, es en llamar a declarar al líder de los populares, Pablo Casado. Los morados lo reclaman, el PSOE ve muy forzado que conociera la operación Kitchen, pero no lo descarta.

Los dos socios de Gobierno presentaron este jueves su solicitud de creación de la comisión de investigación en el Congreso. La Mesa de la Cámara, en la que tienen la mayoría, aprobará el martes su tramitación, y la Junta de Portavoces dará después luz verde a su creación. Solo el PP ha anunciado que se opondrá. Vox y Ciudadanos es posible que se abstengan. El resto secunda la comisión Kitchen. Es más, Esquerra Republicana, JxCat, EH Bildu, Más País, la CUP, BNG y Compromís también registraron este jueves su propia solicitud de creación de la comisión. El PNV no firmó la petición.

El PSOE y Unidas Podemos consideran que no es posible que Rajoy no estuviera al tanto de la trama de espionaje para destruir las pruebas que pudiera tener Bárcenas sobre la financiación irregular del PP. Así lo reflejan en su escrito: «Algunas de las pruebas aportadas en el informe [de la Fiscalía Anticorrupción] apuntan al presunto conocimiento de la trama por parte de Mariano Rajoy, siendo entonces presidente del Gobierno».

La implicación de Rajoy

En el documento que pide al juez la imputación del exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y la exministra y ex secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, el fiscal señala que el espionaje fue una operación «coordinada» por el secretario de Estado de Seguridad entre el 2013 y el 2016, Francisco Martínez, «con conocimiento del Asturiano». «El Asturiano» es el apodo que Villarejo y los policías de la trama adjudicaron a Rajoy, y la Fiscalía lo considera plausible. Además, Martínez se quejó con amargura en junio del año pasado al presidente de la Audiencia Nacional de que su «grandísimo error fue ser leal a miserables como Jorge [Fernández Díaz], Rajoy y Cospedal» en la operación Kitchen.

Fernández Díaz, hasta llegar a Interior, hizo toda su carrera gubernamental bajo el ala de Rajoy, al que acompañó en todos los ministerios desde 1996. Era un hombre «de su absoluta confianza», reconocen en el PP. Fuentes jurídicas ven muy probable que el juez llame a declarar como testigo a Rajoy.

Por todo ello, PSOE y Unidas Podemos apuntan que está llena de sentido la citación del expresidente en la comisión de investigación del Congreso. Discrepan, en cambio, con Casado. El portavoz de los morados en la Cámara, Pablo Echenique, defendió que sea llamado porque accedió al liderazgo del PP con el respaldo de Cospedal y formaba parte de la dirección del partido desde el 2015.

Comentarios

PSOE y Podemos ponen a Rajoy en el punto de mira de la comisión Kitchen ante los indicios sugeridos por la Fiscalía