Johnson logra un acuerdo comercial con Japón en plena crisis con la UE

El plan para el «brexit» y las últimas medidas anticovid dividen a los «tories»

La secretaria de Comercio británica,Liz Truss, charla con el ministro japonés de Asuntos Exteriores, Toshimitsu Motegi
La secretaria de Comercio británica,Liz Truss, charla con el ministro japonés de Asuntos Exteriores, Toshimitsu Motegi

londres / e. la voz

Londres y Tokio lograron cerrar un acuerdo de libre comercio que asegurará que el intercambio comercial bilateral se mantenga una vez el brexit sea efectivo y el Reino Unido deje de estar amparado por el pacto que la UE tiene con el gigante asiático. La noticia le ha caído como agua de mayo al primer ministro británico Boris Johnson, quien espera que ayude a apaciguar la tormenta que ha desatado en su partido, el Conservador, su decisión de reescribir unilateralmente el acuerdo para poner en marcha el divorcio del club comunitario firmado el año pasado.

El «histórico» pacto, como lo calificó la ministra de Comercio Exterior, Liz Truss, permitirá incrementar el intercambio bilateral de productos y servicios en unos 12.500 millones de libras (13.500 millones de euros) en los próximos años. En el 2019 las importaciones y exportaciones entre ambos países alcanzaron los 31.000 millones de libras (34.740 millones de euros), según la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS, por sus siglas en inglés).

La cifras, aunque importantes, palidecen frente al flujo comercial entre el Reino Unido y los Veintisiete, que en el 2019 llegó a 672.000 millones de libras (726.000 millones de euros). Asimismo 46 % de las exportaciones británicas van a la UE.

El Gobierno británico no ha tardado en presentar el tratado con Japón como una muestra de que su estrategia postbrexit funciona. Truss, artífice del acuerdo, afirmó exultante: «El acuerdo que hemos negociado, en tiempo récord [menos de tres meses] y en circunstancias difíciles, va mucho más allá del acuerdo existente entre Japón y la UE, pues asegura nuevas ventajas para nuestras grandes industrias manufactureras, de alimentos y bebidas y tecnológicas. Desde nuestros trabajadores automotrices en Gales hasta nuestros zapateros en el norte de Inglaterra, este acuerdo ayudará a crear nuevas oportunidades para las personas en todo el Reino Unido».

De entrada, sin embargo, el anuncio no parece haber rebajado el malestar en el Partido Conservador por las últimas decisiones del premier y, de hecho, la prensa londinense especulaba con la posibilidad de que Johnson sufra en el Parlamento una nueva rebelión en sus filas.

El hipotético alzamiento, según The Guardian, tendría dos motivos. Por un lado, la decisión de Johnson de reescribir el tratado que firmó con Bruselas para poner en marcha su salida del bloque, mediante la Ley del Mercado Interior, que le ha acarreado reproches y críticas de sus antecesores, Theresa May y John Major, así como de otras destacadas figuras tories.

La segunda razón serían las nuevas restricciones que el 10 de Downing Street ha impuesto para frenar el covid-19. A partir del lunes estarán prohibidas las reuniones de más de seis personas en lugares abiertos o cerrados.

Este viernes el exministro y diputado tory Steve Baker abogó por un mayor escrutinio del Parlamento en la gestión del Gobierno de la pandemia. «Es hora de que empecemos a vivir como un pueblo libre, no sometido a requisitos legales en constante cambio, que creo que ahora nadie puede entender completamente», soltó en una entrevista en la BBC.

El premier tiene una amplia mayoría en la Cámara de los Comunes, pero los partidos también tienen una larga tradición de defenestrar líderes cuando así lo consideran. Precisamente para evitar cualquier revuelta, Johnson tenía previsto este viernes sostener una videoconferencia con los diputados conservadores para despejar dudas e inquietudes sobre los últimos pasos de su Administración.

Según The Independent, unos 40 tories estarían dispuestos a votar en contra de la Ley del Mercado Interior y de las restricciones sociales por el covid-19.

Tags
Comentarios

Johnson logra un acuerdo comercial con Japón en plena crisis con la UE