Junqueras reclama al Gobierno un referendo y advierte: «La paciencia no es infinita»

El líder de ERC apuesta por el diálogo, pero la búsqueda de otras vías «dependerá del inmovilismo del Estado»


Agencias | Europa Press

En plenas negociaciones entre el Gobierno y el resto de fuerzas parlamentarias en busca de apoyo para sacar adelante unos nuevos Presupuestos, ERC vuelve a fijar su precio: el referendo de autodeterminación. Así lo deslizó ayer su líder, el encarcelado Oriol Junqueras, que apostó por dialogar con el Ejecutivo, pero advirtió de que «la paciencia no es infinita», y la búsqueda de otras vías «dependerá del inmovilismo del Estado».

«Debemos intentar el diálogo, no forzarlo, porque si lo conseguimos será un éxito y, si no, nos habremos vuelto a cargar de razones y de legitimidad para volverlo a hacer», dijo en relación a la declaración unilateral proclamada por el Parlamento catalán en el 2017, acontecimientos por los que permanece en prisión condenado por secesión.

En una entrevista al portal Vilaweb recogida por Europa Press, Junqueras no considera «responsable ni estratégicamente inteligente abandonar el diálogo», aunque considera que si el Gobierno se niega a convocar un referendo independentista, habrá que explorar otros escenarios, incluyendo la unilateralidad.

Sobre la posible confirmación de la inhabilitación del presidente de la Generalitat, Quim Torra, Junqueras apostó por consensuar una respuesta «de Govern y de país» para que no sea «el Estado» el que decida el nombre del titular de la Generalitat.

Ataque al despacho de Boye

Por otra parte, Gonzalo Boye el abogado de, entre otros, Quim Torra, Carles Puigdemont y Sito Miñanco, denunció ayer el allanamiento de su despacho, un suceso que no cree «casual». Boye informó del allanamiento con varios mensajes en las redes sociales, en los que recuerda que es la segunda vez que sufre una situación similar, ya que a comienzos de año entraron en el despacho que compartía en Madrid con su mujer, la letrada Isabel Elbal.

Comentarios

Junqueras reclama al Gobierno un referendo y advierte: «La paciencia no es infinita»