La policía griega reprime con gases una protesta de los refugiados de Moria

El nuevo campo habilitado en la isla de Lesbos acoge a los primeros migrantes


redacción / la voz

La Policía griega reprimió este sábado con gases lacrimógenos una protesta de refugiados montada ante el nuevo campo que se está erigiendo en la isla de Lesbos para albergar a las personas que se han quedado sin techo tras el incendio que devastó el campamento de Moria, y que este sábado acogió a los primeros ocupantes.

Los medios locales apuntan a que algunos refugiados tiraron piedras contra las fuerzas de seguridad, a lo que estas respondieron lanzando gases, mientras que las imágenes difundidas muestran a madres llorando mientras huyen con sus hijos en brazos y niños escapando del humo.

Se trata de la segunda protesta en 24 horas de los refugiados contra su alojamiento en un nuevo campo, que en esta ocasión está situado a unos dos kilómetros de la capital de Lesbos, Mitilene, tiene alrededor de 12 hectáreas y se espera que a corto plazo pueda dar cabida a unos 3.000 de los 12.000 migrantes que malvivían en el asentamiento de Moria.

Los refugiados reclaman «libertad» y piden salir de la isla, un sentimiento que comparten con la población y las autoridades locales que exigen al Gobierno del conservador Kyriakos Mitsotakis el traslado de los migrantes a la parte continental de Grecia.

El nuevo alojamiento temporal, donde el Ejército griego lleva desde el viernes instalando carpas para acoger a varios miles de personas, comenzó a recibir este sábado a los desplazados. Según los medios locales, en cada una de las carpas facilitadas por la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) caben unas seis personas y el nuevo campo estará organizado por sectores, según las nacionalidades.

A primeras horas de la tarde se habían instalado unas 200 tiendas de campaña y se habían registrado unas 50 personas, todas de forma voluntaria, como señalaron los medios presentes. El ministro griego de Migración, Notis Mitarakis, señaló que los primeros que pueden entrar son familias y personas vulnerables.

El portavoz del Gobierno, Stelios Petsas, dijo este sábado que, si todo evoluciona como está previsto, «en los próximos días» se albergará en el nuevo campo «a todas las personas que se quedaron sin hogar tras los incendios». Recalcó además que esta es tan solo una solución transitoria. A medio plazo y una vez superada la «crisis inmediata», Grecia mantiene su plan de crear una estructura «cerrada y controlada», mucho más pequeña que la anterior.

Comentarios

La policía griega reprime con gases una protesta de los refugiados de Moria