Torra ignora la petición de elecciones de sus socios y sume a Cataluña en el desgobierno

Cristian Reino, Melchor Sáiz-Pardo MADRID, BARCELONA / COLPISA

ACTUALIDAD

El expresidente de la Generalitat, Quim Torra, en el Parlamento de Cataluña
El expresidente de la Generalitat, Quim Torra, en el Parlamento de Cataluña Quique García

Tres de los jueces del «procés» estarán en el tribunal que decidirá a partir de este jueves si inhabilita al presidente catalán

16 sep 2020 . Actualizado a las 23:47 h.

Cataluña vuelve a adentrarse en arenas movedizas. El presidente de la Generalitat se enfrenta este jueves a la vista oral en el Tribunal Supremo por el recurso de casación presentado contra la sentencia por desobediencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña por el caso de la pancarta. Fuentes independentistas sitúan la resolución en solo dos semanas, por lo que su inhabilitación podría ser inminente. A partir de ahí, solo Torra sabe cuáles serán los siguientes pasos.

El dirigente nacionalista sigue escondiendo sus cartas. Pero este miércoles, durante el debate de política general, el tercero de la legislatura, ya dejó entrever alguna. De entrada, descartó la convocatoria electoral antes de que el Supremo ratifique o no la condena. Cinco (ERC, PSC, Comunes, PP y la CUP) de las siete fuerzas con representación en el Parlamento catalán le pidieron que dé por acabado su mandato y llame a los catalanes a las urnas. Solo JxCat y Ciudadanos se oponen a la convocatoria anticipada. Los posconvergentes, porque no han concluido el proceso de fundación del nuevo partido, y los naranjas porque en estos momentos son la primera fuerza de la Cámara catalana y las elecciones apuntan a que perderán esa posición.

Ciudadanos, en cualquier caso, dio por acabada la legislatura. «Adiós, señor Torra», expresó el jefe de la oposición, Carlos Carrizosa. A pesar de la presión de la Cámara y de sus socios de ERC, Torra ignoró las llamadas a las elecciones. «Nada nos hará desviarnos de la dedicación absoluta al coronavirus», afirmó. «Yo hablo de gestión y ustedes me hablan de no sé qué historias», señaló para referirse a la cita electoral. Esquerra le replicó que sería una «irresponsabilidad» entregar la institución de la presidencia a los «represores», en alusión al Supremo.