Empresarios y sindicatos acusan al Gobierno de jugar sucio en las negociaciones de los ERTE

UGT amenaza con dar plantón al Gobierno si no vuelve a incluir el «contador a cero» mientras que la CEOE les acusa de mentir con el coste real de los ERTE


redacción / la voz

Se complica el calendario de negociación para sacar adelante la prórroga de los ERTE antes del 30 de septiembre. Empresarios y sindicatos alzaron ayer la voz para criticar el «trilerismo» del Ejecutivo al que acusaron de jugar sucio.

El líder de UGT, Pepe Álvarez, fue el primero en abrir fuego y amenazar con dar plantón si el Gobierno no vuelve a incluir el «contador a cero» en los ERTE -para evitar que la prestación a partir de octubre empiece a consumir tiempo de paro- y retira la prohibición de despido en los seis meses posteriores a la reactivación de las plantillas. Álvarez criticó con dureza los términos de la negociación. Según los sindicatos, salieron de Palma con una propuesta de acuerdo para cerrar y se han encontrado en la mesa técnica con una nueva criatura: «Podían haberlo dicho en Palma y no nos hubiéramos hecho una foto tan feliz», sostuvo.

Las idas y venidas del Ejecutivo también han inflamado el ánimo del líder de los empresarios, Antonio Garamendi, quien acusó al Gobierno de mentir con el coste real de los ERTE. El baile de cifras oscila entre los 5.000 millones de euros mensuales (hasta 35.000 millones anuales) que dio la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, a los 23.000 millones que apuntó el ministro de la Seguridad Social, José Luis Escrivá, o a los 20.056 millones de euros que constan en el programa de estabilidad que envió el Ejecutivo a Bruselas el 30 de abril. «Necesitamos datos objetivos para hablar de los ERTE porque tenemos dudas muy serias de que los datos que nos está transmitiendo el Ministerio de la Seguridad Social sean reales», deslizó el presidente de la CEOE antes de confirmar que pidieron los datos, pero el Gobierno no se los da: «Creo que tenemos derecho a saber cuánto son las prestaciones y cuánto son las exoneraciones», subrayó.

Los empresarios sospechan que el coste real es sensiblemente inferior al que traslada públicamente el Ejecutivo y creen que los negociadores están inflando la factura para obligarles a ceder en la mesa tripartita. El portavoz de ATA, Lorenzo Amor, corroboró sus sospechas. El líder de la asociación de autónomos calcula que el coste de los cerca de 800.000 trabajadores que siguen en ERTE asciende a 1.200 millones de euros mensuales, incluidas las exoneraciones de cotización.

Solvencia

Otra batalla en las negociaciones tiene que ver con el alcance de las ayudas. El Ejecutivo quiere limitar los ERTE a las empresas más afectadas, pero el Banco de España instó ayer a ser más selectivos y ceñir las ayudas a las compañías con más papeletas para poder sobrevivir a la crisis, dejando atrás a las que arrastran problemas estructurales: «Hay que dar prioridad a aquellas empresas que después de este  shock temporal sigan siendo viables», deslizó su director general de Economía, Óscar Arce.

El Banco de España recomienda concentrar las ayudas de los ERTE en las empresas solventes

Sus expertos consideran que será muy difícil reincorporar al mercado laboral a los trabajadores que siguen inactivos

El Banco de España ha entrado de lleno en el debate sobre la prórroga de los ERTE. Y lo ha hecho para pedir que se racionalice el gasto en vista del enorme estrés que sufrirán las cuentas públicas. Por eso si director general de Economía, Óscar Arce, abogó hoy por «focalizar» más el diseño de los ERTE y el desembolso de las ayudas hacia las empresas con más papeletas de seguir siendo viables después del impacto de la pandemia. Y es que hasta ahora no se discriminaba en función del estado de salud de las firmas, por lo que algunas con problemas estructurales han podido posponer con los ERTE un final que será, en cualquier caso, inevitable. 

Seguir leyendo

Comentarios

Empresarios y sindicatos acusan al Gobierno de jugar sucio en las negociaciones de los ERTE