Torra argumenta ante el Supremo que fue condenado como «minoría nacional» por «tres palabras en una pancarta»

La Voz REDACCIÓN

ACTUALIDAD

La Fiscalía defiende que la JEC tenía competencia sobre el presidente de la Generalitat y la Sala comienza a deliberar

17 sep 2020 . Actualizado a las 14:32 h.

La defensa del presidente de la Generalitat de Cataluña, Joaquim Torra, ha solicitado este jueves a la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo que le absuelva del delito de desobediencia, según informa Europa Press, por el que fue condenado a un año y medio de inhabilitación por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

Ha argumentado, entre otros motivos, que el juicio al presidente de la Generalitat deriva de haber sido tratado por la Junta Electoral Central (JEC) como «minoría nacional» por «tres palabras en una pancarta» que deberían enmarcarse en su libertad de expresión.

El abogado Gonzalo Boye ha defendido, según recoge Europa Press, sus argumentos durante unos veinte minutos ante un tribunal de cinco magistrados contra la condena impuesta su cliente por desobedecer a la Junta Electoral Central (JEC), que le ordenó retirar símbolos independentistas durante el período electoral de las elecciones del 28 de abril de 2019.

La fiscal del Supremo, Pilar Fernández Valcarce, ha realizado dos breves intervenciones durante la vista, la primera para impugnar todos los motivos del recurso de Boye y la segunda para defender sus argumentos para la confirmación de la condena.

Así, ha defendido la competencia de la JEC para sancionar a Torra y la imparcialidad del tribunal que le condenó, además de negar que se juzgara un acto político, sino electoral.

Fernández Valcarce ha rechazado igualmente, según informa Europa Press. que las órdenes dadas por la JEC a Torra fueran ilegales y de imposible cumplimiento por afectar a su libertad de expresión, tal y como expone la defensa en su recurso, y ha recordado que se trataba de disposiciones en el marco de un proceso electoral regido por la LOREG , que esta obligada «a que se revisen, se neutralicen o se sancionen» las actuaciones de naturaleza como las realizadas por el presidente de la Generalitat.

SERGIO PÉREZ | Reuters

A su llegada le esperaban, en muestra de apoyo, el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès; los portavoces en el Congreso de los Diputados de JxCat y ERC, Laura Borràs y Gabriel Rufián; diputados como Antoni Castellà (Demòcrates), Sergi Miquel (PDeCAT) y Albert Botran (CUP), y los líderes de las entidades independentistas Òmnium Cultural y Asamblea Nacional Catalana (ANC), Marcel Mauri y Elisenda Paluzie, respectivamente.

El 19 de diciembre del 2019, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) condenó a Torra a año y medio de inhabilitación por un delito de desobediencia por no retirar símbolos que la Junta Electoral Central consideraba partidistas, como los lazos amarillos, en período electoral. Al no ser firme, la sentencia no se ha ejecutado todavía y será el Supremo el que tenga la última palabra sobre la inhabilitación, aunque la sala no tiene previsto notificar su resolución tras la vista de este jueves.