Jesús Encinar, el hacha del alquiler

El fundador de idealista ha firmado una operación en la que un fondo sueco ha valorado su portal en 1.300 millones


Acaba de firmar una operación para enmarcar. De récord. De esas que hay que celebrar por todo lo alto. La mayor adquisición de un portal de Internet en España. A saber: el fondo sueco de capital riesgo EQT ha comprado Idealista, después de valorar la web inmobiliaria en algo más de 1.300 millones de euros, que se dice pronto.

Todo un señor éxito para Jesús Encinar (Ávila, 1970), y sus socios de toda la vida, su hermano Fernando, y su íntimo amigo César Oteiza, y que, sin embargo, poco o nada cambiará sus vidas, dicen los protagonistas. Nada de retiros dorados. «A mí me mandas a una playa a no hacer nada y me matas», ha confesado en más de una ocasión el abulense. Y eso que le encanta tomar el sol.

Para empezar, no es que esos más de 1.300 millones que desembolsarán los suecos vayan a ir directos a sus cuentas corrientes. Y eso porque en el 2015 Axa Partners adquirió un 82,6 % de las acciones de Idealista por 226 millones de euros. No se sabe exactamente cuánto ha comprado EQT, pero sí que los tres socios siguen siendo accionistas. Y que van a continuar gestionando el portal. «Lo único que sabemos hacer es trabajar y picar piedra cada día», decía el ejecutivo tras conocerse la venta.

Amante de la ópera y el Ikebana -el arte japonés del arreglo floral-, y licenciado en Administración y Dirección de Empresas en ICADE, la idea de montar algo en Internet comenzó a rondarle la cabeza en Estados Unidos, a donde en su día se había marchado para cursar en Boston un MBA en Harvard, y donde lo pilló el bum de la Red.

De familia emprendedora -sus padres regentaban un pequeño hotel en Ávila-, tenía claro desde joven que no quería jefes. Así que en cuanto estuvo de regreso en España, después de haber pasado por Silicon Valley, donde trabajó como consultor de diseño y estrategia, comenzó a darle forma a su idea. Volvió en 1999, y en el 2000 fundó Idealista. Lo empujó a hacerlo la tediosa tarea que tuvo que afrontar a su regreso: encontrar casa donde vivir. Lo suyo sería hacerlo sin moverse del sofá. Esa era la idea. Y funcionó. ¡Vaya si lo hizo! Hoy Idealista es el portal inmobiliario líder en España y el más utilizado del mundo en lengua castellana. ¿Quién no lo ha visitado alguna vez aunque sea solo por matar la curiosidad?

Curioso, pero no se compró casa hasta que cumplió los 40. Un piso de 100 metros cuadrados en el céntrico barrio de Justicia de Madrid, Y pagó a tocateja. Sin hipoteca de por medio. Durante estos años -Idealista cumplirá los 20 en octubre- ha recibido muchas distinciones. Incluso en el 2010 se coló en la lista de los cinco líderes empresariales españoles que más admiración despiertan, codeándose, nada más y nada menos, que con Amancio Ortega. Muy al contrario que al fundador de Inditex, al de Idealista le va lo de la exposición pública. Muy activo en las redes, no suele el abulense morderse la lengua. Y eso, claro, lo ha llevado a meterse en algún que otro charco. Sonado y muy criticado fue el tuit que publicó en referencia a la aprobación en el Congreso del ingreso mínimo vital: «¿Dónde hay que apuntarse para la renta esa que regalan? Es para un amigo». Ni que decir tiene que le llovieron las críticas. Más de un zasca se llevó Encinar por aquello, que luego dijo que era solo un chiste. Con poca gracia para gusto de muchos.

Menos risas seguro que le provocan al as inmobiliario el hecho de que la CNMC investigue al portal por posibles prácticas delictivas dirigidas a inflar artificialmente el precio de los alquileres. Ni que decir tiene que Encinar y los suyos lo niegan. Idealista es, dicen, exclusivamente un proveedor de servicios tecnológicos y no interviene nunca en las transacciones que se cierran a través del portal. Es más, aseguran no haber cobrado jamás una comisión por el cierre de operaciones en sus 20 años de existencia. Competencia lo dirá.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Jesús Encinar, el hacha del alquiler