Álvarez-Cascos niega en su declaración ante la jueza haber pasado gastos personales a Foro

El partido lo acusa de facturar gastos por más de un millón de euros

Francisco Álvarez-Cascos, este miércoles, a su llegdaa al juzgado de Oviedo junto a su abogado
Francisco Álvarez-Cascos, este miércoles, a su llegdaa al juzgado de Oviedo junto a su abogado

Oviedo / La Voz de Asturias

Francisco Álvarez-Cascos, el hombre que lo fue casi todo en política, desde secretario general del PP a vicepresidente del Gobierno de España y también breve presidente de Asturias con una candidatura apoyada por un partido creado a su imagen y semejanza, Foro, compareció este miércoles durante alrededor de cuatro horas en los juzgados de Oviedo para responder a la querella por apropiación indebida y administración desleal presentada por el grupo que él mismo fundó hace casi una década. Álvarez-Cascos respondió a todas las preguntas que le plantearon, desde el abogado de Foro, que lo demandó, las de su propia defensa, de la magistrada y de la Fiscalía. La larga comparecencia se prolongó aún casi una hora más para que fuera leída íntegramente antes de que la firmara. Después, a la salida y a preguntas de la prensa, exhibió un documento de una licencia de pesca como ejemplo de que las acusaciones de que había pasado gastos personales a las cuentas del partido eran infundadas.

«Esta licencia de pesca la he pagado yo, como he pagado toda mi vida todas mis licencias de pesca, por eso creo que este tipo de acusaciones son ridículamente falsas», afirmó Cascos, quien aseguró que se trataba del documento original y permanecía «debidamente custodiado. Y, como esto muchas más cosas».

Foro ha acusado a su fundador de haber pasado al partido el pago de esa licencia, pero también numerosas y hasta estrafalarias facturas: estancias en hoteles, combustible, sushi a domicilio, zapatos de niño o el pago de los teléfonos móviles de sus hijos. Todo ellos, aseguran los querellantes, por alrededor de 230.000 euros.

Sueldo y alquiler

Pero si estos elementos son llamativos, la parte del león de la querella se sustancia en cantidades mayores y asuntos más serios, entre ellos, los salarios cobrados como dirigente de la formación —hasta un millón de euros— y también el haber alquilado al partido un local de su propiedad, en la céntrica calle de La Castellana, en Madrid, supuestamente como sede de la formación en la capital. Aunque la dirección actual del partido asegura que nunca llegó a usarse como tal y que el alquiler (a una sociedad de la que eran parte Cascos y su anterior esposa, María Porto) les supuso un coste de 173.855 euros en dos años.

A pesar de ser largas y detalladas, sus explicaciones no convencieron a la acusación. A primera hora de la mañana, había sido el turno de comparecer ante el juzgado de la actual presidenta de Foro, Carmen Moriyón, antigua alcaldesa de Gijón, que ratificó el contenido de la querella. Su abogado, Luis Llanes, señaló a la salida que Cascos había «dado explicaciones sobre algunos puntos que podríamos considerar correctas, pero otras son injustificables» e insistió en que queda un largo recorrido ante el tribunal, con testigos (el próximo lunes hablará el perito que auditó las cuentas de Foro) y comparación de pruebas que tendrá que valorar la jueza.

Explicación

Cascos insistió también en su declaración a la prensa en que el origen de la querella tiene una razón política, por la división abierta dentro del grupo sobre la pertinencia o no de presentarse a las elecciones generales.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Álvarez-Cascos niega en su declaración ante la jueza haber pasado gastos personales a Foro