Bachelet denuncia que el régimen de Maduro impide unos comicios «libres y creíbles»

La alta comisionada propina un nuevo varapalo de la ONU al líder del chavismo

Nicolás Maduro intervino el jueves desde el palacio de Miraflores en la Asamblea General de la ONU
Nicolás Maduro intervino el jueves desde el palacio de Miraflores en la Asamblea General de la ONU

Caracas / Corresponsal

El régimen de Nicolás Maduro ha sufrido un nuevo varapalo este viernes, cuando la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, actualizó su informe semestral sobre Venezuela y confirmó el empeoramiento de los indicadores democráticos del país sudamericano, que ya había corroborado, hace una semana, la misión de verificación de hechos del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

La expresidenta chilena denunció en su informe que en Venezuela no es posible celebrar unos «comicios libres y creíbles», por, entre otras razones, la sustitución de los principales dirigentes de partidos de la oposición por el Tribunal Supremo de Justicia, colocando en su lugar a hombres de paja del chavismo; y la designación, por la vía también del Supremo y no de la Asamblea Nacional, controlada por la oposición, de los miembros del Consejo Nacional Electoral.

Maduro afirmaba el jueves que pediría una reunión con Bachelet, después de calificar de «mentiroso» y «pagado por Estados Unidos» el informe de la misión de verificación de hechos del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que lo acusa personalmente de cometer de forma sistemática crímenes de lesa humanidad contra la población venezolana.

Y aunque el texto de la alta comisionada de la ONU hace mención a ciertos avances en materia de derechos humanos en Venezuela, y concretamente al tratamiento de la pandemia del covid-19, sigue manteniendo el tono sombrío de los reportes que se vienen realizando desde hace al menos tres años. «Es crucial que en los próximos meses se proteja el espacio cívico y democrático y se continúe con las liberaciones de todas las personas que siguen privadas arbitrariamente de libertad por ejercer sus derechos», afirmó Bachelet al presentar su documento.

«De nada sirvió el asqueroso acto de adulación de Maduro, haciendo pasar a Bachelet como la buena y a la misión de verificación como la mala», afirmó la diputada opositora Delsa Solórzano, presidenta de la Comisión de Justicia de la Asamblea.

Dos mil ejecuciones en un año

Bachelet destacó la cifra de dos mil ejecuciones extrajudiciales en lo que va del 2020 a manos de los cuerpos policiales, especialmente de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional, un organismo que ella pidió disolver en junio del año pasado, y que en este período ha ganado poder y reconocimiento por parte de Nicolás Maduro.

Solo entre junio y agosto, en plena cuarentena por la pandemia, se han producido 741 ejecuciones extrajudiciales, continuando con un patrón que ya identificó la misión de verificación de hechos.

A su vez, Solórzano señaló que las FAES han participado en las últimas dos detenciones de diputados opositores, por lo cual la naturaleza de su actividad está mutando de la represión de la delincuencia común a la de la disidencia.

La primera reacción oficial sobre el informe vino de la mano de Jorge Rodríguez: «Señora Bachelet, usted como siempre haciendo el recado y agrediendo a los venezolanos». 

La UE replica a los ataques contra Borrell y subraya que la misión en Venezuela «no es clandestina»

La Unión Europea negó este viernes que la misión diplomática desplegada en Venezuela por el Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, sea «clandestina», como criticó el Partido Popular Europeo, y explicó que se informó a los Veintisiete sobre la misión y cuenta con su beneplácito, según informa Europa Press.

La portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior, Nabila Massrali, contestó a las críticas vertidas por el PPE asegurando que «en absoluto» se trata de una misión secreta, como alegó el presidente de los populares, Manfred Weber, en una carta remitida a Borrell para que dé explicaciones sobre la iniciativa.

«Se ha hecho en el marco de su trabajo diplomático y se ha informado a los Estados miembro antes de viajar», señaló Massrali, quien defendió que hay un «mandato claro» de los Veintisiete y del Grupo de Contacto para proceder con las mediaciones.

Con la opción del aplazamiento electoral que permita el envío de observadores internacionales sobre la mesa, el vicesecretario general de Asuntos Exteriores, Enrique Mora, y el director para América del Servicio Europeo de Acción Exterior, Javier Niño Pérez, se desplazaron a Venezuela en una misión que se extenderá hasta el lunes. Entre sus contactos con los distintos actores podrían verse con el presidente, Nicolás Maduro, informaron fuentes europeas.

Los populares emitieron una queja a través de una carta a Borrell en el que le pidieron explicaciones por la maniobra diplomática, sin descartar pedir su comparecencia parlamentaria en el siguiente pleno. Los conservadores consideran la iniciativa una «estrategia errónea» que daña la posición europea y lamentan que se hiciera a espaldas del líder opositor, Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado por 25 países de la UE.

Comentarios

Bachelet denuncia que el régimen de Maduro impide unos comicios «libres y creíbles»