La Moncloa «sacrifica» el viaje del rey a Barcelona en favor de su «seguridad»

El CGPJ expondrá hoy su malestar y Podemos responde: «Huele a podrido»

El rey atiende a las explicaciones de una funcionaria durante su visita al Tribunal de Cuentas en compañía de la presidenta de la entidad, María José de la Fuente, y el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo
El rey atiende a las explicaciones de una funcionaria durante su visita al Tribunal de Cuentas en compañía de la presidenta de la entidad, María José de la Fuente, y el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo

Madrid / La Voz

La Moncloa continúa sin aclarar quién tomó la decisión de abortar a última hora el viaje del rey a Barcelona para, como venía siendo costumbre, presidir la entrega de nuevos despachos a los jueces que tendrá lugar hoy en la Ciudad Condal. Sin embargo, los tímidos intentos de algún miembro del Gobierno por justificar la suspensión de un desplazamiento que ya había sido confirmado por la Casa Real ofrecen una buena pista de dónde proceden los tiros.

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, se limitó a decir que «la decisión la ha tomado quien la tenía que tomar». La Constitución determina que es el Ejecutivo el responsable de refrendar la agenda del jefe del Estado, por lo que todo invita a pensar que, como denuncian la oposición y los principales colectivos de la magistratura, Pedro Sánchez tomó parte en el asunto. Campo fue todavía más enigmático con los motivos que habían llevado a adoptar dicha decisión: «Se ha tomado analizando todas las variables», comentó en la Ser.

En un primer instante, fuentes de la Moncloa alegaron motivos de seguridad para la anulación del viaje. De inmediato surgieron las críticas por la incapacidad del ministro del Interior para garantizar la protección del jefe del Estado en la segunda ciudad del país. El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, apuntó ayer que la presencia del monarca en Barcelona en la víspera de la sentencia que, probablemente inhabilitará en firme a Quim Torra, «quizá no era la mejor opción». Campo se refirió a «toda una serie de circunstancias» para acabar insistiendo en que «hay que sacrificar algo en pro de algo más seguro. La mayor obligación del Gobierno es proteger las instituciones y, sin duda, la monarquía lo es», afirmó.

Sin embargo, desde la oposición consideran que este gesto no contribuye a salvaguardar la Corona, sino todo lo contrario, al ser una nueva cesión ante los secesionistas, y que llega en plena negociación presupuestaria.

Campo acompañó ayer a Felipe VI en un acto en el Tribunal de Cuentas, ubicado en la madrileña calle Fuencarral. Hoy en Barcelona solo estará el titular de Justicia, por lo que tendrá la oportunidad de asistir en primera persona al tirón de orejas que Carlos Lesmes dará al Ejecutivo. 

UP: «El CGPJ huele a podrido»

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) expondrá el malestar del órgano de gobierno de los jueces, tal y como acordó ayer en la reunión de la comisión permanente. Por un momento se planteó la difusión de un comunicado denunciando la maniobra del Gobierno, pero finalmente se acordó que fuera Lesmes el que exteriorizase el enfado de la magistratura.

No obstante, seis vocales de la rama conservadora del CGPJ se adelantaron y estamparon su firma en un texto lamentando la ausencia del jefe del Estado en el acto de hoy. Entre ellas no estaba la de José María Macías, otro vocal de este organismo que ayer afirmó que la Zarzuela les había trasladado que «la Moncloa no autorizaba el viaje del rey a Barcelona».

A raíz de estos movimientos, el partido liderado por el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, publicó una imagen en las redes sociales de un huevo en el que se podía leer «CGPJ», con caducidad a octubre del 2018 y con el siguiente mensaje: «Huele a podrido». No es el primer choque entre Ejecutivo y el Poder Judicial.

Comentarios

La Moncloa «sacrifica» el viaje del rey a Barcelona en favor de su «seguridad»