La sentencia aboca a Cataluña a unas elecciones autonómicas en febrero

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

Concentración este lunes frente al Palau de la Generalitat
Concentración este lunes frente al Palau de la Generalitat Toni Albir | EFE

Aragonès asumirá la presidencia interina, pero gobernará sin plenos poderes

29 sep 2020 . Actualizado a las 08:36 h.

La confirmación por parte del Tribunal Supremo de la sentencia que condena por desobediencia a Joaquim Torra y por tanto lo inhabilita como presidente de la Generalitat abre un período de actos tasado para proceder a su relevo provisional, que acabará con unas elecciones autonómicas en el mes de febrero ante la negativa del independentismo a proceder a la sustitución del gobernante inhabilitado mediante una investidura, como establece el Estatuto de Cataluña. Estos son los plazos y las normas establecidas para ese proceso.

¿Quién tiene que asumir la presidencia de la Generalitat?

La Ley de la Presidencia de la Generalitat y del Gobierno catalana y el reglamento del Parlamento de Cataluña establecen que cuando un presidente es despojado de sus atribuciones por «condena penal firme que conlleve la inhabilitación para el ejercicio de cargos públicos», será el vicepresidente del Gobierno autonómico, en este caso Pere Aragonès, de ERC, quien asuma la presidencia. Además, todos los consejeros pasan desde ese momento a estar en funciones.

¿En qué momento dejó Torra de ser presidente?

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ejecutó ayer mismo la sentencia del Tribunal Supremo e hizo efectiva la inhabilitación de Joaquim Torra como presidente de la Generalitat de Cataluña. Ya no puede, por tanto, convocar unas nuevas elecciones, con las que se especulaba, por lo que ha perdido el control de la situación y el reloj de la política catalana. El Gobierno español tiene ahora que publicar en el Boletín Oficial del Estado el real decreto de inhabilitación. Luego, el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC) tiene que publicarlo también, reproduciendo el decreto con las firmas del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y del rey Felipe VI.

Los letrados de la Cámara autonómica consideran que será en ese momento cuando Torra deje de ser presidente. El TSJC ha instado, además, a que se oficie al vicepresidente del Gobierno catalán, Pere Aragonès, para que comiencen los trámites para la sustitución interina de Torra.

¿Quién debe aprobar el nombramiento del nuevo presidente?

Existen dudas. El nombramiento debería aprobarse mediante un decreto. Y, en teoría, los decretos solo puede aprobarlos un Gobierno que no esté en funciones. Probablemente Aragonès convoque al Consejo Ejecutivo de la Generalitat y este aprobaría el decreto de su nombramiento.

¿Puede Aragonès convocar elecciones?

No. La legislación catalana establece que en este caso el vicepresidente asume el cargo con la limitación de que no puede disolver el Parlamento autonómico y convocar elecciones. Tampoco puede plantear una cuestión de confianza ni nombrar nuevos consejeros ni destituir a ninguno de los actuales. Aragonès tampoco podría aprobar proyectos de ley y por tanto tampoco sacar adelante unos presupuestos. Sí podría aprobar decretos leyes si se considera que hay necesidad «extraordinaria y urgente». En la práctica, Aragonès y el resto de los consejeros deberán limitarse al despacho de asuntos ordinarios.

¿Hay que investir a un nuevo presidente catalán?

Sí. El nombramiento de Aragonès es provisional. A partir de que la inhabilitación de Torra se publique en el DOGC, el presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, tiene un plazo de diez días para proponer un candidato y convocar un pleno de investidura. Queda a su criterio decidir si quien se postula tiene o no apoyos suficientes como para proponer su candidatura. La mayoría independentista estudia no presentar ningún candidato, lo que bloquearía ese proceso.

¿Quién puede ser candidato?

Al contrario de lo que ocurre con el candidato a ser investido presidente del Gobierno español, que puede ser cualquier persona, el Estatuto catalán establece que para ser candidato a la investidura de la presidencia de la Generalitat se debe ser diputado del Parlamento autonómico. Algo que cierra la puerta a posibles maniobras del independentismo, como postular como candidato al expresidente Carles Puigdemont o a alguno de los otros fugados de la Justicia. Tampoco puede ser candidato el líder de ERC, Oriol Junqueras, actualmente eurodiputado, aunque se encuentra en prisión condenado por sedición.