Rufián acusa al rey de ser «el diputado 53 de Vox»

La Corona se convierte en el arma arrojadiza entre los dos bloques del Parlamento

Gabriel Rufián, portavoz de ERC en el Congreso, en un desayuno informativo
Gabriel Rufián, portavoz de ERC en el Congreso, en un desayuno informativo

Madrid | La Voz

Una sarta de «provocaciones», «insultos» e «invenciones». Así calificó Pedro Sánchez la intervención de Pablo Casado de este miércoles en una sesión de control en la que el líder del PP acusó al presidente del Gobierno de haber abierto «una crisis institucional» al permitir «ataques» de miembros de su Gobierno a la Corona. Casado denunció las recientes ofensivas contra Felipe VI protagonizadas por el vicepresidente Iglesias o los ministros Garzón y Castells, acusando al jefe del Estado de «maniobrar» para hacer caer a la coalición, pero señaló también a Sánchez por su silencio cómplice. Según Casado, la actitud de Sánchez se debe a las exigencias de sus socios de Gobierno, es decir, Podemos, sobre los que volvió a recordar unas palabras del presidente en campaña garantizando que sería incapaz de conciliar el sueño compartiendo Consejo de Ministros, pero también de sus alianzas con el secesionismo de las que depende su mayoría parlamentaria. «Cese a su Gobierno radical y rompa con sus socios, que ya amenazan a otro golpe a la legalidad», aconsejó, aunque sin grandes esperanzas: «El problema es usted, que está degenerando las instituciones y arruinando a los españoles por un puñado de votos». 

Tras defender la gestión de su Ejecutivo, Sánchez acusó al presidente del PP de «inventarse amenazas ficticias» y de servirse de la Corona para hacer labores de oposición: «Viene aquí y se erige en el defensor de la Corona, de la Casa Real. Vaya usted con cuidado, porque antes se erigieron en los defensores de la unidad de España y ya ve cómo acabamos. No vaya por ese camino ni utilice la hipérbole constantemente», recomendó el líder del Ejecutivo. 

En Génova consideran que Sánchez desaprovechó una excelente oportunidad de mostrar su apoyo a Felipe VI. «¿Ha comparado a la monarquía parlamentaria con el independentismo? Se marcha sin defender al rey», denunció el secretario general del PP, Teodoro García Egea, el encargado de continuar con la embestida popular al Gobierno. En este caso hacia el flanco morado. Como es costumbre, su pregunta oral fue dirigida al vicepresidente Pablo Iglesias: «Hablan todo el día de tender la mano, pero son más de levantar la mano. Que se lo digan a Alberto Rodríguez», dijo, sobre el secretario de Organización de Podemos, recientemente encausado por agresiones contra la Policía. 

En su respuesta, Iglesias rescató unas declaraciones de Casado de esta semana en las que decía que el rey había sido votado por los españoles, pero no a él o Garzón. «Aparentemente es una estupidez», dijo el líder de Podemos, pero que tras «reflexionar» a fondo sobre las mismas, llegó a la conclusión de que el líder del PP estaba reivindicando «la monarquía de los últimos 500 años», algo «antidemocrático e inconstitucional». «Están haciendo muchísimo daño a la monarquía parlamentario cuando identifican a las ideas de la derecha» a la Casa Real. «Una recomendación de republicano: no nos hagan el trabajo».

En la misma idea incidió el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, pero varios pasos más allá. El interlocutor de los republicanos para negociar los Presupuestos con el Gobierno acusó a Felipe VI de actuar como un diputado de Vox. «Desgraciadamente (Vox) tiene aquí 52 diputados, pero realmente tiene 53, uno en la Zarzuela», afirmó el dirigente secesionista, que también rescató las palabras de Casado: «A Felipe VI lo votó un español. Es este, Francisco Franco», dijo mientras mostraba una foto del dictador con el actual jefe del Estado de cuando este no era ni un adolescente».

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Rufián acusa al rey de ser «el diputado 53 de Vox»