Bankia, entre todos la mataron y ella sola se murió

mercedes mora REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

La sentencia absuelve a los gestores y coloca a los supervisores en el disparadero

01 oct 2020 . Actualizado a las 15:18 h.

Que la salida a Bolsa de Bankia resultó un negocio ruinoso y un disgusto descomunal para quienes compraron acciones de la entidad, nadie lo cuestiona. Y si no, ahí están los números. Debutó en el parqué en julio del 2011 a un precio de 3,75 euros por acción. Menos de un año después, en mayo del 2012, valía un 83 % menos, y hubo que lanzarle un salvavidas de 22.424 millones de euros. Dinero que salió del bolsillo de los contribuyentes.

Cierto es que no corrían buenos tiempos. Que la crisis golpeaba duro. Pero, golpeaba igual para todos. Y no todos acabaron de la misma manera. ¿Mala gestión? Seguro que sí. ¿A sabiendas de que se estaban haciendo las cosas mal, ocultándolas bajo la alfombra y engañando a los incautos inversores? Acaba de sentenciar la Audiencia Nacional que no.

Si los gestores no fueron, entonces ¿quién tuvo culpa de aquel monumental fiasco que privó a muchos de sus ahorros de toda la vida, dejó a no pocos con una mano delante y otra detrás, y obligó al país a tener que llamar a las puertas de sus socios europeos clamando ayuda? La sentencia habla de inocentes, no de culpables.