Cataluña tendrá que votar el día de los enamorados si no aparece una alternativa a Torra

Cristian Reino BARCELONA / COLPISA

ACTUALIDAD

El presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent
El presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent NACHO DOCE

Roger Torrent provoca un nuevo choque entre ERC y Junts al anunciar la fecha de las elecciones sin consultar a sus socios

03 oct 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Tras la inhabilitación de Quim Torra, la política catalana busca una salida al laberinto. El presidente de la Cámara catalana, Roger Torrent (ERC), arrojó este viernes algo de luz al apuntar la posible fecha de las elecciones. Salvo sorpresa o quiebros de última hora, muy propios en los últimos años en Cataluña, los catalanes serán llamados a votar el próximo 14 de febrero.

Será un año después de que Torra anunciará en el mes de enero pasado que la legislatura estaba agotada porque se había quebrado la confianza entre los dos socios independentistas. El estallido de la pandemia y las presiones de Carles Puigdemont llevaron al ya expresidente a aparcar el adelanto electoral. La fecha que manejaba era el 4 de octubre. Después de su condena y posterior cese, el Govern ha perdido la prerrogativa para fijar la fecha electoral y la convocatoria será automática, de acuerdo a lo que establece la ley para los supuestos en los que el presidente está inhabilitado. «Si no hay investidura en el Parlament, iremos a elecciones», afirmó Torrent en Rac-1.

Ronda de contactos

ERC no quiere sorpresas y el presidente de la Cámara ya ha activado la ronda de contactos para la búsqueda de un candidato. Tiene 10 días hábiles para encontrar un aspirante. Transcurrido ese plazo, bastará con que publique una resolución en el boletín oficial del Parlamento catalán para comunicar que no ha sido posible. Este trámite pone en marcha el plazo de dos meses establecidos por ley antes de la disolución automática de la Cámara autonómica y la convocatoria de elecciones, que se celebran a los 54 días. Con la calculadora en la mano, las elecciones deberían ser el 10 de febrero (miércoles), pero Torrent tiene un pequeño margen para ajustar la fecha a un domingo (14).

JxCat y ERC ya han asegurado que no propondrán ningún candidato, por lo que no debería haber sorpresas, salvo que Ciudadanos decida presentar a Carlos Carrizosa. La formación naranja no aclaró este viernes sus intenciones. Y aunque Carrizosa forzara una votación de investidura, los plazos no variarían. Torrent, en cualquier caso, podría negarse a convocar una sesión de investidura pues ya ha avisado que solo dará el paso si el aspirante tiene «posibilidades reales» de salir elegido. Dice que le ampara un informe de los letrados del hemiciclo. «No podemos ir a una investidura fallida», afirmó Torrent.

Jugada de Junts

El aviso no solo iba para Ciudadanos. En ERC llevan tiempo con la mosca detrás de la oreja ante el temor de que JxCat presente un aspirante a la investidura para poner en un brete tanto a Esquerra como a Torrent. Un voto en contra de los republicanos al candidato de JxCat o la negativa de Torrent a convocar un pleno para la elección de un aspirante postconvergente -si no le apoyan ERC y la CUP- pondría de cara la campaña a los de Puigdemont.

Los dos socios se marcan muy de cerca. Este mismo viernes, desde JxCat cargaron contra Torrent, a quien no perdonan no haber permitido la investidura telemática de Carles Puigdemont y haber acatado la suspensión como diputado de Torra. La consejera de Presidencia, Meritxell Budó (JxCat), criticó al dirigente republicano por no haber comunicado el anuncio al Govern antes de hacerlo público en un medio de información. «No es normal que haya esta falta de comunicación entre el Parlament y el Govern», reprochó. «Pero estoy segura de que tendremos las explicaciones oportunas de por qué ha pasado esto», remató. Laura Borràs añadió leña al fuego y dijo que la fecha se tendría que haber pactado entre las dos formaciones.

En Esquerra llevan días asegurando que la fecha es cuestión de «matemáticas» y nada más. Pero hay una cuestión relevante, como es que Oriol Junqueras podría participar en la campaña, a partir del 30 de enero, que es cuando cumple una cuarta parte de la condena y podrá empezar a disfrutar de más permisos. JxCat lanzó la campaña en plena conmemoración del tercer aniversario del referéndum ilegal del 1-O. Los posconvergentes pusieron sobre la mesa la propuesta de convertir los comicios en un plebiscito y activar de nuevo la vía unilateral si el independentismo supera el 50 % de los votos. ERC no está de acuerdo, aunque sí se fija como objetivo que el secesionismo llegue a la mitad más uno de los votos.  

El 57 % de catalanes priorizan la gestión al «procés»

Un 56,6 % de los catalanes consideran que la Generalitat debe tener como prioridad la gestión de los servicios públicos que son de su competencia y solo el 39,9 % creen que debe centrarse en resolver el problema político entre Cataluña y el Estado, según una encuesta del Centro de Estudios de Opinión (el CIS catalán). Las preferencias se han invertido con respecto al 2019, cuando el 56 % de los catalanes veían como prioritaria la resolución del problema político.