Bruselas, capital de la inestabilidad

Bélgica designa al fin primer ministro tras sumar 650 días sin Gobierno

Nacionalistas flamencos de extrema derecha se manifiestan contra el nuevo Gobierno belga presidido por De Croo
Nacionalistas flamencos de extrema derecha se manifiestan contra el nuevo Gobierno belga presidido por De Croo

redacción / la voz

Bélgica, ese pequeño país de algo más de once millones de habitantes en el que se encuentran nada menos que las sedes de la Unión Europea y la OTAN, batió esta semana su propio récord en una disciplina en la que no tiene rival en el escenario internacional: 650 días sin Gobierno. La anterior plusmarca, también belga, se remonta a los años 2010 y 2011, cuando permaneció 541 días sin un Ejecutivo al frente.

La inestabilidad política de Bélgica contradice todas las recomendaciones que desde su propia capital, Bruselas, transmite la UE a sus Estados miembros para que tras los comicios se formen cuanto antes Gobiernos estables y los presupuestos se aprueben cada ejercicio en tiempo y forma.

Cuando cae un primer ministro belga -algo que sucede con cierta frecuencia-, se opta por la fórmula de instalar en el poder de forma interina a otro dirigente, en lugar de recurrir, como, por ejemplo, ha sucedido en España en los últimos años, a una repetición electoral -en Bélgica no se recuerda una desde 1831-. Y, mientras van pasando los meses con este consejo de ministros provisional, se desarrollan las complejas negociaciones a múltiples bandas para formar Gobierno.

Esta semana concluyó el mandato de la primera ministra en funciones Sophie Wilmès (del Movimiento Reformador) y tomó el relevo, ya con plenas atribuciones, el liberal flamenco Alexander De Croo. Se trata del primer Gobierno estable desde que, en diciembre del 2018, dimitió como primer ministro Charles Michel (actual presidente del Consejo Europeo), tras la abrupta salida del gabinete de los nacionalistas flamencos de N-VA por su oposición frontal a la firma de un acuerdo internacional sobre la acogida de migrantes.

El propio Michel tuvo que continuar en funciones hasta ser reemplazado, en octubre del 2019, por Wilmès. Sus mandatos interinos no son ni mucho menos una excepción: desde 1999 hasta el 2020 solo tres dirigentes han conseguido formar ejecutivos duraderos en Bruselas: el liberal flamenco Guy Verhofstadt (que gobernó entre 1999 y el 2007), el socialista Elio di Rupo (2011-2014) y el propio Charles Michel (2014-2019).

Durante esas dos décadas, tuvieron que hacerse cargo del Gobierno de forma interina el cristianodemócrata flamenco Yves Leterme en dos ocasiones, el también cristianodemócrata Herman Van Rompuy y los ya mencionados reformistas Charles Michel y Sophie Wilmès.

Factores de tensión

Dos son los principales factores que generan inestabilidad política en Bélgica. El primero es la grave fractura territorial. El país se divide en tres comunidades lingüísticas con fuerte poso cultural: flamenca, francófona y germanohablante; una división que se traslada a tres zonas administrativas que no coinciden exactamente con estas comunidades: Flandes (de habla flamenca), la Región Valona (francófona) y Bruselas, donde conviven -no sin problemas- los dos idiomas. Las tensiones entre estos tres países dentro de un mismo país han aumentado en los últimos años, con el notable auge de un nacionalismo flamenco cada vez más escorado a posiciones de extrema derecha.

Entra aquí en juego el segundo factor que favorece la inestabilidad. Esta fragmentación territorial se reproduce en la atomización del Parlamento belga, donde diez formaciones políticas se reparten 150 escaños, haciendo imposible la formación de mayorías sólidas sin recurrir a coaliciones contra natura.

La alianza de siete partidos que permitirá gobernar a De Croo incluye a liberales, socialistas, ecologistas y cristianodemócratas (aunando siglas flamencas y valonas). Y deja fuera precisamente a las dos listas más votadas en las urnas en mayo del 2019: los nacionalistas flamencos de N-VA y los ultranacionalistas de Vlaams Belang (Interés Flamenco), herederos del xenófobo Bloque Flamenco, dos formaciones que han polarizado la política belga hasta convertir la simple formación de Gobierno en un puzle irresoluble.

Petra De Sutter, primera ministra transexual de la UE

M. M.
Petra de Sutter
Petra de Sutter

«Me enorgullece que en Bélgica y en la mayor parte de la Unión Europea la identidad de género no sea un problema», tuiteó la política tras jurar su cargo

La viceprimera ministra belga de Empresas Públicas y Función Pública, Petra De Sutter, es la política transexual de más alto rango en Europa, un hecho que apenas ha trascendido entre la opinión pública de su país, abriéndose paso, en su lugar, su amplia y prestigiosa trayectoria tanto política como académica. Algo que contrasta con la atención mediática internacional que su entrada en el recién estrenado Gobierno belga ha causado, con una lluvia de peticiones de entrevistas.

«Me enorgullece que en Bélgica y en la mayor parte de la Unión Europea tu identidad de género no te define como persona y no sea un problema. Espero que mi nombramiento como ministra y viceprimera ministra pueda desencadenar el debate en los países donde aún no es así», tuiteó De Sutter el día que juró su cargo.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Bruselas, capital de la inestabilidad