Las negociaciones del «brexit» llegan a otra fecha límite sin acuerdo a la vista

Londres y Bruselas, dispuestos a continuar los contactos hasta final de mes


londres / e. la voz

Las interminables negociaciones del brexit han estado plagadas de plazos, advertencias y amenazas de levantarse de la mesa, un cóctel con el que el Reino Unido y la Unión Europea (UE) han buscado presionarse mutuamente para intentar llegar a un acuerdo. Sin embargo, hoy, cuando se inicia el Consejo Europeo, las partes llegan a la enésima de esas fechas límite sin un acuerdo debajo del brazo y existe la posibilidad de que opten por darse una última oportunidad, ahora sí definitiva, para conseguir un pacto que evite el temido divorcio abrupto esta próxima Nochevieja.

Fuentes comunitarias aseguran que los Veintisiete están dispuestos a seguir las conversaciones durante lo que resta de octubre, pero no más allá, porque no daría tiempo para ratificar el eventual tratado en la Eurocámara, en virtud de los avances que se han producido en las últimas semanas de conversaciones intensas.

Por su parte, la prensa británica sostiene que el 10 de Downing Street aceptaría la oferta, pese a que el mes pasado el primer ministro Boris Johnson fijó el 15 de octubre como el momento en el que, de no haber fumata blanca, «habría que aceptarlo y seguir adelante». Palabras que fueron interpretadas como una nueva amenaza de abandonar las negociaciones y avanzar en los preparativos para una separación a las malas, sin importar las consecuencias que supondría para las economías de ambas orillas del canal de La Mancha.

«La decisión del primer ministro del 7 de septiembre fue muy clara sobre la importancia del 15 de octubre. Él tomará una decisión sobre los próximos pasos a seguir después de la cumbre, así como a la luz de la conversación con la presidenta [de la Comisión Europea, Ursula] von der Leyen y de lo que le recomienden sus asesores», declaró ayer un portavoz del primer ministro a la prensa local. Horas antes The Guardian y The Independent publicaron informaciones que aseguraban que el jefe negociador británico, David Frost, recomienda a Johnson seguir en la mesa hasta el final.

Pese a la aparente disposición de ambas partes a seguir dialogando, desde Bruselas insistieron en pedir a Londres que dé muestras de su verdadera voluntad para llegar a un entendimiento.

Jornadas «decisivas»

El presidente del Consejo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión presionaron ayer de nuevo a Johnson, «para que se avance en la mesa de negociaciones». «La UE está trabajando en un acuerdo, pero no a cualquier precio. Las condiciones deben ser correctas en cuanto a la pesca, la igualdad de condiciones y la gobernanza», escribió Ursula Von der Leyen.

Para meter más presión al asunto, ayer también se conoció un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) que advierte que un brexit abrupto agravará la crisis económica que padece el Reino Unido debido al covid-19. El Producto Interior Bruto (PIB) del país en agosto fue un 9,2 % menor al del mismo mes del año pasado y el desempleo ya supera el 5 %.

Por último, el ministro británico de Transportes, Grant Shapps, admitió este miércoles también que un divorcio a las bravas podría dejar en tierra miles de vuelos diarios entre el Reino Unido y los Veintisiete, porque el actual acuerdo de cielos abiertos ya no seguiría vigente a partir del 1 de enero del próximo año.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Las negociaciones del «brexit» llegan a otra fecha límite sin acuerdo a la vista