El imán juzgado por propagar la yihad con dinero saudí dice que colaboró con el CNI

Mateo Balín MADRID / COLPISA

ACTUALIDAD

Imagen de archivo de una operación policial contra el yihadismo
Imagen de archivo de una operación policial contra el yihadismo Benito Ordóñez

La Fiscalía pide nueve años de prisión para el egipcio Hesham Sashaa por extender el wahabismo en mezquitas alicantinas

20 oct 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

La Audiencia Nacional ha juzgado este lunes al imán egipcio Hesham Sashaa, de 49 años, en prisión provisional desde abril del 2017 tras ser detenido en Alicante. La Fiscalía le atribuye haber creado supuestamente una organización radical para difundir en mezquitas un ideario violento wahabista y que serviría de refugio, lugar de tránsito y base de operaciones para combatientes retornados de Siria e Irak.

El Ministerio Público pide nueve años de prisión y considera a Sashaa autor de un delito de pertenencia a organización terrorista desde su llegada a España en el 2011. El fiscal relata en sus conclusiones provisionales que, según los informes policiales, el imán siguió las directrices marcadas por el Estado Islámico, que podrían tener como propósito la comisión de actos terroristas en sueño español o europeo.

El acusador relata que antes de trasladarse a nuestro país había residido en Rumanía entre 1996 y 2000, pero fue expulsado por intentar captar a jóvenes para enviarlos a Afganistán para entrenarles con armas y por preparar atentados en suelo rumano. Añade que tras ser expulsado de Rumanía llegó a Alemania, donde «comenzó a labrarse un nombre como imán» con «una incesante actividad» en su mezquita y viajes a Pakistán, y para financiar sus actividades se relacionó con personas de gran poder económico de Emiratos Árabes y Arabia Saudí, que financiarían su actividad.