EE.UU. juzga el cuatrienio de Trump

Esperanza Balaguer NUEVA YORK / E. LA VOZ

ACTUALIDAD

Biden, durante un mitin este lunes en Pensilvania
Biden, durante un mitin este lunes en Pensilvania KEVIN LAMARQUE | Reuters

El presidente azota el miedo al fraude electoral, mientras los demócratas temen que se repita la debacle del 2016

03 nov 2020 . Actualizado a las 13:39 h.

Estados Unidos acude este martes a las urnas para decidir si le da otros cuatro años al republicano Donald Trump o si optan por un cambio en favor del demócrata Joe Biden. La incertidumbre sobrevuela este día histórico donde se decide el futuro de la primera potencia mundial. El síndrome postraumático de la derrota de Hillary Clinton de hace cuatro años mantiene un clima enrarecido en la calle. El fantasma del 2016 aterroriza a los demócratas. Pocos se atreven a pronosticar el triunfo de Biden, a pesar de que llega a la cita con una ventaja a nivel nacional de entre 10 (según la última encuesta de The Wall Street Journal-NBC News) a 6,5 puntos (de acuerdo con el promedio de RealClearPolitics). Trump todavía puede acortar la distancia en los estados claves y repetir la sorpresa del 2016 cuando el voto oculto de los desencantados le auparon desde la Quinta Avenida de Nueva York a la Casa Blanca de Washington. 

Campaña atípica

Récord de participación. Las elecciones presidenciales del 3N sí tienen dos datos claros, el récord de los más de 96 millones de estadounidenses que han votado por anticipado y las más de 80.000 nuevas infecciones por coronavirus registradas el lunes que demuestran que el país se enfrenta a una tercera ola sin control. La pandemia ha marcado una campaña atípica, convertida en el espectáculo final de la polarización política y social fomentada por un Trump desatado frente un Biden que se presenta como el candidato que devolverá la cordura. Muchas son las dudas de si el país podrá curar las heridas abiertas en los últimos cuatro años. 

Los dos candidatos protagonizaron este lunes un final trepidante de campaña en los estados claves. Trump dio cinco mítines en cuatro estados. Comenzó aterrizando con el imponente Air Force One en Carolina del Norte, pasó por Míchigan, Pensilvania y acabó en Wisconsin. En el mitin de Miami amenazó con despedir al doctor Anthony Fauci, el principal responsable de la lucha contra la pandemia, ante las demandas a gritos de sus seguidores en un mar de gorras rojas.