La reina Sofía espera pasar las Navidades junto al rey Juan Carlos

La madre de Felipe VI celebró su 82 cumpleaños con varios familiares


La reina Sofía sopló el pasado lunes 82 velas, probablemente como nunca habría imaginado. Con una pandemia de por medio que limita las relaciones y movimientos, y lejos de su marido, el rey Juan Carlos, que desde agosto vive fuera de España. Cumpliendo con todas las medidas de seguridad, la reina celebró una cena en la que estuvieron algunos de sus familiares más cercanos, como su hija la infanta Elena, los dos hijos de esta, Froilán y Victoria Federica, además de sus cuñados la infanta Margarita y Carlos Zurita. Según apunta Vanitatis, la velada terminó al filo de las once de la noche, la hora impuesta por el toque de queda. Ayer la revista ¡Hola! recogía unas sorprendentes declaraciones sobre la reina Sofía, en las que aseguraba que, a pesar de que no ve al rey emérito desde hace tres meses, habla frecuentemente con él por teléfono, y espera que puedan pasar juntos la navidad.

¡Vaya culebrón!

Isabel Pantoja y su hijo. Les confieso que estoy un tanto perdido con los últimos días del clan Pantoja, pero asumo que debe ser un asunto de importancia, ya que tres revistas lo destacaban en su portada ayer. Bien, Kiko Rivera es ahora el que se enfrenta a su madre, dicen que por la herencia de su padre, Paquirri, que 36 años después aún no se ha resuelto. Los dos hijos mayores del torero llevan años reclamándole a la tonadillera los objetos personales de su padre, pero no se los ha dado. Ahora al parecer, entra una tercera persona en discordia, Irene Rosales, esposa de Paquirrín, a la que su suegra culparía de parte de los problemas. Un lío de altura.

Kiko Rivera carga contra Isabel Pantoja: «Necesitaba besos, abrazos, conversaciones como madre e hijo y eso ella no sabe hacerlo»

R. C.

El testamento de Paquirri, 36 años después, ha hecho saltar por los aires de nuevo la frágil paz de Cantora

Fin de nuevo a la frágil paz del clan Pantoja. La familia está en eterno conflicto, primero la hija (ahora pródiga) y ahora el niño de los ojos de la tonadillera. Y por el medio otros conflictos que siempre vuelven, como la disputada herencia de Paquirri, que sus hijos mayores llevan reclamando décadas.  

Las cosas entre Kiko Rivera y su madre Isabel Pantoja están peor que nunca. Todo empezó hace unas semanas cuando el hijo de la tonadillera fue a Sálvame Deluxe para hablar de que le había sido infiel a su mujer y terminó confesando que estaba deprimido. Tanto los espectadores como su familia, incluida su madre, se enteraban en directo de su estado anímico. Pantoja no dudó en entrar en directo para restarle importancia a los sentimientos de su hijo en estos difíciles momentos para España por la pandemia. Lo hizo con toda su buena intención, pero parece que Kiko no lo vio así. Desde entonces, la cosa no ha hecho más que empeorar. «Yo necesitaba besos, abrazos, conversaciones como madre e hijo y eso ella no sabe hacerlo», dice Rivera en una entrevista concedida a Lecturas. Tanto es así que tiene pensado impugnar el testamento de su padre, Paquirri.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

La reina Sofía espera pasar las Navidades junto al rey Juan Carlos