La UE y el Reino Unido se dan una semana más para conjurar el peligro de un «brexit» salvaje

La cumbre europea del 19 de noviembre analizará el estado de las negociaciones para alcanzar un acuerdo antes de Nochevieja

Retirada de la bandera británica de Bruselas al materializarse el brexit el 31 de enero
Retirada de la bandera británica de Bruselas al materializarse el brexit el 31 de enero

Londres / E. La Voz

19 de noviembre. Ese es el nuevo plazo para tener un acuerdo, o al menos un borrador, para definir la relación futura entre el Reino Unido y la Unión Europea, pues de lo contrario habría que prepararse para un divorcio por las malas esta Nochevieja. El límite, el enésimo, fue impuesto en esta ocasión por los Veintisiete, que celebrarán ese día una cumbre virtual que, originalmente, estaba pautada para hablar sobre la pandemia, pero que ahora también se dedicará a analizar el estado de las conversaciones.

«Si no hay buenas noticias para ese día, pues será hora de decir que no fue posible», declaró un diplomático comunitario.

En similares términos se pronunció el ministro irlandés de Exteriores, Simon Coveney, quien tras descartar que esta semana haya fumata blanca, instó a las partes a lograrla la próxima, pues de lo contrario «estaremos en problemas». «Es posible que todo se demore. El Reino Unido sabe muy bien lo que se necesita para evitarlo y la UE también necesita mostrar algún compromiso para asumir las necesidades británicas», agregó.

En las últimas dos semanas los equipos negociadores casi se han visto a diario y han mantenido maratonianas sesiones de trabajo. Sin embargo, el tiempo y los esfuerzos no han servido para resolver las diferencias en temas como las medidas para evitar que los subsidios públicos a empresas privadas se conviertan en competencia desleal, cómo afrontar las discrepancias por interpretaciones del eventual pacto y la pesca.

Más pérdidas

Desde el Parlamento Europeo aseguran que podrían mover una vez más su agenda y convocar una sesión extraordinaria el 28 de diciembre para aprobar el tratado, si este se materializa.

Para aumentar la presión, el diario The Independent publicó un estudio que asegura que las empresas británicas podrían perder unos 80.000 millones de libras (89.970 millones de euros) adicionales por culpa del brexit. ¿La razón? Los mercados de 15 países con los que la UE tiene firmados tratados de libre comercio se les cerrarán a partir de enero, cuando se materialice el divorcio, porque el Gobierno no ha logrado suscribir nuevos acuerdos con esos países. México, Singapur, Canadá o Turquía son algunos de esos países con los que Londres podría ver cómo su intercambio se interrumpe o altera, por la imposición de nuevas tasas y aranceles. Estos Estados representan el 5,5 % del comercio global del Reino Unido, según las cifras del propio Ejecutivo.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

La UE y el Reino Unido se dan una semana más para conjurar el peligro de un «brexit» salvaje