Juan Carlos I recibió 6,5 millones en Suiza en cinco transferencias anónimas

La Voz REDACCIÓN / EFE

ACTUALIDAD

Juan Carlos I, en una imagen de marzo del 2018
Juan Carlos I, en una imagen de marzo del 2018 MARIO RUIZ

El rey emérito niega contar con una fortuna oculta en Jersey

16 nov 2020 . Actualizado a las 14:19 h.

La Fundación Zagatka, la sociedad que presuntamente utilizó Juan Carlos I para ocultar el cobro de comisiones ilegales y que dirigía su primo Álvaro de Orleans, recibió en el 2008 cinco transferencias de origen desconocido en una cuenta en Suiza y que se usaron para pagar gastos del rey emérito.

El dinero, que llegó en cuatro ingresos de 250.000 euros y un último de 5,5 millones, quedó depositado en una de las ocho cuentas que llegó a tener Zagatka en Credit Suisse, según recogen varios documentos de la entidad financiera a los que ha tenido acceso El Confidencial.

Pese al volumen de estas cinco entradas de capital, Credit Suisse no efectuó indagaciones de ningún tipo, aunque en 2015 terminó invitando a la fundación a cambiar de banco.

A partir ese momento, la sociedad, constituida en Liechtenstein en el 2003 por Álvaro de Orleans-Borbón, pasó a trabajar exclusivamente con otra entidad con sede en Ginebra, Lombard Odier. La primera transferencia se produjo el 26 de marzo del 2008, lo que permitió elevar el saldo de Zagatka que estaba a punto de entrar en negativo.

Dos días después llegó una segunda transferencia de 250.000 euros. Los activos líquidos del depósito subieron hasta los 505.039 euros, pero bajaron en las horas siguiente porque fueron invertidos en un fideicomiso del que solo consta su denominación interna (F-00004).

La operativa se repitió cuatro meses después, y cuando apenas quedaban 692,3 euros en la cuenta, Zagatka recibió otras dos aportaciones de 250.000 euros. El dinero volvió a salir un día después de la entrada y los 500.000 euros fueron enviados al mismo fideicomiso.

La mayor entrada de dinero se produjo el 11 de diciembre del 2008, 5,5 millones de euros que ni el responsable del pago, ni Zagatka ni el banco declararon su origen. Como las otras veces, los 5,5 millones salieron del depósito rápidamente y en los cinco días siguientes se destinaron a la compra de acciones de grandes empresas cotizadas en hasta seis operaciones distintas.

El encargado de ejecutarlas fue Arturo Fasana, investigado por blanqueo en el caso Gürtel. El histórico de la cuenta revela además que estos fondos se mezclaron con otros que también están bajo sospecha como el ingreso de un cheque de 4,6 millones de dólares en el 2009, aunque en esa ocasión Credit Suisse anotó al menos el supuesto motivo de la transferencia.