El inmovilismo de Boris Johnson frena un acuerdo «postbrexit»

El «premier» afronta en aislamiento una semana clave en las negociaciones con la UE y el reordenamiento de su Gobierno

Cargos del Gobierno llegan a Downing Street
Cargos del Gobierno llegan a Downing Street

Londres / E. La Voz

Boris Johnson atrae a los problemas con la misma facilidad que la miel a las moscas. El primer ministró deberá afrontar en un aislamiento forzoso de 14 días en Downing Street -tras dar positivo en covid-19 un diputado conservador con el que se reunió-, una semana clave para afrontar las negociaciones con la Unión Europea para definir la futura relación tras el brexit y para relanzar su Gobierno tras la marcha de sus dos principales asesores, Dominic Cummings y Lee Cain. 

«No importa que respetemos las normas de distanciamiento social, no importa que me sienta tan sano como el perro de un carnicero, no importa que ya me haya contagiado y que esté lleno de anticuerpos. Todos debemos impedir la transmisión del virus y la forma de hacerlo es aislarnos durante 14 días cuando eres contactado por el sistema de rastreo del NHS [sanidad pública]», anunció el líder conservador en un vídeo en Twitter.

La noticia del aislamiento de Johnson, quien en abril pasado ya tuvo que pasar unos días en cuidados intensivos por culpa del coronavirus, sacudió la ya agitada política británica. Así el portavoz del líder tory se tuvo que apresurar a negar que las reglas de distanciamiento social se hubieran roto, pese a que en las fotos de la reunión con el diputado infectado (Lee Anderson) no se ve a nadie con mascarillas. 

Desfundando las espadas

El confinamiento de Johnson no interrumpió la nueva ronda de contactos entre los negociadores de ambas orillas del canal de La Mancha ni tampoco sirvió para que Londres cambiase de tono. Por el contrario, pese a que el tiempo se agota y las diferencias en temas como la pesca y la competencia siguen siendo grandes, el Gobierno británico volvió a optar por el desafío.

«El primer ministro ha dejado claro que no aceptaremos ninguna propuesta en las negociaciones que socave nuestra condición de país soberano e independiente. Si la UE no respeta la soberanía del Reino Unido, nos marcharemos (...) y el primer ministro confía en que prosperaremos», aseguró Downing Street en un comunicado, el cual confirma las sospechas que muchos en el país tienen de que el principal obstáculo para el acuerdo es Johnson.

La elección como presidente de Estados Unidos del demócrata Joe Biden, quien cuestiona públicamente el brexit y la manera cómo el líder tory ha venido gestionándolo; y la salida de su asesor principal, Dominic Cummings, parecen no haber surtido todavía ningún efecto en la postura del premier, quien no ha autorizado a los suyos a mover ficha aún. «En la pesca tenemos unas diferencias muy, pero que muy grandes (…) Hasta que hallemos la manera de superar esto no habrá un acuerdo», alertó el ministro de Exteriores irlandés, Simon Coveney, quien en unas declaraciones a la televisión de su país advirtió que «si no hay un gran avance esta semana estaremos en problemas».

Más información en la página 32 de la sección de Marítima

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El inmovilismo de Boris Johnson frena un acuerdo «postbrexit»