El mapa bancario español quedará concentrado en manos de tres gigantes

Ana Balseiro
ANA BALSEIRO MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

PEPA LOSADA

Las fusiones desde la última crisis reducirán de 45 a ocho las entidades

17 nov 2020 . Actualizado a las 17:51 h.

Temporada de bodas en la banca española. El último enlace en preparación -conocido en la tarde de ayer- entre el BBVA y el Banco Sabadell, dejará el mapa financiero patrio absolutamente irreconocible, si se compara con el que había en el 2008, antes del estallido de la última crisis. Entonces coexistían, entre bancos y cajas de ahorros, 45 entidades financieras, que próximamente, si no descarrilan las operaciones corporativas BBVA-Sabadell y Unicaja-Liberbank, quedarán reducidas a ocho: Santander, BBVA, Caixabank, Bankinter, Abanca, Unicaja, Ibercaja y Kutxabank. Además, tres de ellas serán auténticos gigantes: CaixaBank, tras hacerse con Bankia, con un volumen de activos en España de 664.000 millones; el banco resultantede la unión de BBVA y Sabadell, que de llegar a buen puerto alumbrará una entidad con 603.000 millones en suelo patrio; y Santander, que seguirá siendo líder indiscutible sumando el negocio internacional.

La posible fusión entre BBVA y Sabadell, desvelada horas después de que la entidad que preside Carlos Torres anunciara que la venta de su filial en Estados Unidos le dejaba la caja lo suficientemente saneada como para salir de compras, parece haberse precipitado por la que el pasado mes de septiembre protagonizaron Caixabank y Bankia, y se suma al casi eterno cortejo que viven Unicaja y Liberbank, cuyo desenlace -tras frustrarse en mayo del pasado año por desacuerdos en la ecuación de canje- también debería producirse en los próximos días.

Y es que, en un mercado tan difícil como el actual para los bancos, el único modo de mantener a flote el negocio pasa por ganar tamaño para reducir costes. El Banco Central Europeo (BCE) lleva tiempo insistiendo en que las fusiones son la única salida, así que apuesta por dar una nueva vuelta de tuerca a las concentraciones nacionales, para dar el salto a las transfronterizas en una segunda fase.