Las grandes centrifugadoras del virus son las primeras en relajar medidas

Cataluña abre los bares el lunes y permitirá la movilidad para las Navidades


redacción / la voz

La Comunidad de Madrid y Cataluña, las dos autonomías que más casos de coronavirus suman y que más influencia tienen sobre la evolución de la epidemia en el resto de los territorios, van a ser las que tengan las restricciones más laxas en las próximas semanas. De hecho, Madrid no ha llegado a cerrar la hostelería en esta segunda ola y en Cataluña reabre a partir del lunes.

El 25 de mayo la consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, atribuía a la «siembra centrífuga» desde Madrid el 68 % de los contagios que se habían producido en su comunidad. La semana pasada, el presidente de Murcia, Fernando López Miras, aseguraba que entre el 70 y el 80 % de los contagios registrados en su territorio en el mes de agosto tuvieron como origen dos positivos que entraron por el aeropuerto de Barajas.

Por otra parte, el brote detectado a finales de junio entre los temporeros de Huesca y Lérida pudo ser atajado, pero en cuanto el virus entró con fuerza en Barcelona su multiplicación se volvió exponencial. De ahí que, al margen de opiniones políticas más o menos interesadas, hay estudios científicos que demuestran que las grandes ciudades, sobre todo si son núcleos de comunicaciones importantes, se convierten en cajas de resonancia que amplifican la afectación del coronavirus sobre el resto de los territorios y sobre sí mismas.

Pues, paradójicamente, en España parece que estas comunidades van a ser las primeras en relajar algunas de las medidas impuestas y, además, con el aval de los datos. Un aval relativo, porque Cataluña y, sobre todo, Madrid en estos momentos no tienen las incidencias de covid más altas, pero sí que entre ambas siguen registrando uno de cada tres positivos que se detectan en el conjunto del país.

Las Navidades

La comunidad de Madrid ya levantó el cierre perimetral de 10 de las 41 zonas básicas de salud en las que había restricciones de movilidad. La directora de Salud Pública, Elena Andradas, dice que redujeron un 50 % su incidencia acumulada desde que se adoptaron estas medidas, aunque obvia que prácticamente todas ellas están por encima de los 200 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, bastante lejos de los 50-60 que marcan el límite del peligro, lo que se considera como nivel de riesgo bajo en los indicadores del Ministerio de Sanidad.

La presidenta autonómica, Isabel Díaz-Ayuso, considera que evolucionan «moderadamente bien hacia las Navidades», y su segundo, Ignacio Aguado, manifestó la intención, luego matizada, de que toda la población se pueda someter a test de antígenos en las farmacias antes de las fiestas navideñas, para las que están elaborando un «plan ambicioso», según el viceconsejero de Sanidad, Antonio Zapatero. En todo caso, el comité clínico madrileño se reúne hoy para decidir si decreta el cierre perimetral para el puente de diciembre.

En Cataluña la Generalitat presentó ayer su plan de desescalada, de un mínimo de dos meses de duración. En el primer tramo, que empieza el lunes, las terrazas de bares y restaurantes podrán abrir sin restricciones de aforo, aunque con una distancia mínima de 2 metros entre mesas y una limitación de cuatro personas por mesa. También se podrá comer y beber en el interior, en este caso con aforo del 30 %, entre las seis de la mañana y las nueve y media de la noche, cuando en principio el Departamento de Salud solo preveía autorizarlo hasta las cinco de la tarde. No habrá fiestas de Fin de Año fuera, porque el toque de queda se mantiene al menos hasta el 18 de enero, pero sí se permitirán los desplazamientos en Navidad porque el 21 de diciembre acaban las restricciones de movilidad.

Castilla y León seguirá cerrada hasta el día 3 y Asturias está lejos de la desescalada

 

 

Castilla y León mantendrá el cierre perimetral hasta el próximo 3 de diciembre, un plazo que también será efectivo para mantener la suspensión de la actividad en la hostelería, los gimnasios y las grandes superficies comerciales.

Para el vicepresidente autonómico, Francisco Igea, es necesario en este momento dar certidumbre a los colectivos afectados, como los hosteleros. «Si queremos abrir la hostelería lo antes posible, no se reúnan en casa y lávense las manos, contribuyan a bajar la incidencia, es obligado», instó Igea a la ciudadanía.

En cuanto a las previsiones para el puente de diciembre y la Navidad, la consejera de Sanidad, Verónica Casado, se ha mostrado partidaria de que se adopten criterios comunes en todo el ámbito nacional, algo que se antoja más que difícil después de que algunas comunidades estén presentando ya sus propios planes.

Asturias

Por su parte, el presidente de Austrias, Adrián Barbón, afirmó ayer que con la situación epidémica actual, aún es pronto para plantearse un proceso de desescalada de las restricciones. Apuntó que el comité de crisis volverá a reunirse el próximo lunes para estudiar «una posible flexibilización» del cierre que afecta al pequeño comercio, y que fue prorrogado hasta el 3 de diciembre, al igual que el de la hostelería. Sin embargo, advirtió que aún «es pronto para hablar de un proceso de desescalada» y queda mucho para controlar el avance de la pandemia en su comunidad, una de las más afectadas ahora.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Las grandes centrifugadoras del virus son las primeras en relajar medidas