La serie documental «El desafío: ETA» recupera la memoria del horror

Muestra material inédito y testimonios desgarradores de víctimas


Recuperar para el gran público y las generaciones más jóvenes la memoria del espanto, la crueldad y el dolor que provocó ETA era en cierta manera una asignatura pendiente. El balance siniestro de la banda desde que empezara a matar en 1968 es de 854 asesinados (más de 300 sin resolver), 22 de ellos niños, miles de heridos, familias destrozadas de por vida y una sociedad traumatizada que trata de pasar página, a veces relegando lo que sucedió a un peligroso y cobarde olvido.

Más de diez años después de que la banda terrorista dejara de matar, el 65 % de los jóvenes no saben quién fue Miguel Ángel Blanco, el joven concejal del PP vilmente asesinado en 1997, dando origen al llamado espíritu de Ermua, una rebelión democrática y pacífica contra el terrorismo. Según el estudio de GAD3, más de la mitad de los españoles creen que la banda armada sigue activa.

El documental El desafío: ETA (Amazon) es un ejercicio sobrecogedor y riguroso para saber y entender, si esto es posible, lo que sucedió. La serie, centrada en el testimonio de las víctimas y la labor de la Guardia Civil, dividida en ocho capítulos, narra cronológicamente la historia de ETA, y está elaborada con material de primera mano y documentos inéditos, y contada con un ritmo y un estilo cinematográficos que recuerdan a los thriller. No hay voz en off que narre la historia, sino que la van tejiendo los testimonios encadenados de víctimas, guardias civiles, exmiembros de la banda, los cuatro expresidentes del Gobierno de la democracia, Felipe González, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, y otros protagonistas directos, como un confidente infiltrado en la banda apodado Joseph. Los etarras encarcelados que accedieron a participar no pudieron hacerlo porque no se concedieron los permisos para rodar en las prisiones.

Los testimonios de las víctimas causan escalofríos, por su crudeza y un dolor que no ha desaparecido tantos años después; los de algunos antiguos condenados por colaborar con ETA también, por su frialdad, fanatismo y falta de arrepentimiento, ya que siguen justificando la violencia por la «represión del Estado». El documental muestra imágenes terribles de cuerpos despedazados, de sufrimiento insoportable como el de la mujer de un jubilado asesinado por error cuando camina para ver su cuerpo y lo reconoce o el del padre de Blanco cuando le dicen que han secuestrado a su hijo.

Por la serie aparecen auténticos psicópatas como El Carnicero de Mondragón, Santi Potros. Paquito, Kubati, Txapote o Thierry. E incide en cómo la banda se reconstruyó tras ser descabezada una y otra vez. Aborda, aunque sin profundizar, la guerra sucia del GAL, el papel del general Rodríguez Galindo, condenado por secuestro y asesinato, y la torturas a etarras. Sobrecogen la suprema crueldad del asesinato de Blanco, el secuestro de Ortega Lara durante 532 días en un agujero inmundo o los atentados a las casas cuartel de la Guardia Civil, donde los terroristas sabían que había familias con niños. No se abordan temas como el impuesto revolucionario, el apoyo social a la banda o el papel de la iglesia.

Entre los testimonios desgarradores se puede destacar uno muy significativo.. «¡Viva!, por fin ha caído aquí uno», cuenta con lágrimas en los ojos Mercedes Durán, hija de un guardia civil asesinado en Elgóibar, el primero en aquella localidad. «Lo que se escuchaba eran vítores, festejo, aplausos, qué sociedad puede aplaudir viendo una persona muerta en el suelo, una sociedad enferma», se pregunta. «La frase ‘algo habrá hecho' para mí es maldita porque la he escuchado desde el mismo día en que murió mi padre con el cuerpo todavía caliente y donde hemos vivido», recuerda.

Hugo Stuven, director de la serie documental
Hugo Stuven, director de la serie documental

Hugo Stuven, director de la serie: «Solo queda el dolor, lo que pasó no se puede repetir ni caer en el olvido»

Hugo Stuven es director de la El desafío: ETA, explica cómo se hizo la serie.

—¿Qué novedades aporta?

—Mucho material inédito, sobre todo de la Guardia Civil, operaciones, seguimientos, escuchas, incautaciones; y de familiares, que nos han proporcionado fotos, y casi 90 entrevistas. Todo eso unido a la manera de contar la historia, que es muy cinematográfica, es lo que diferencia a esta serie de otros proyectos.

—¿A qué se debe esta especie de bum de series de televisión sobre la banda terrorista?

—Por una lado, es casual que coincidan, pero también se debe a que, con el paso del tiempo, hay menos miedo a hablar, a contar las experiencias que se han vivido.

—¿Qué testimonios destacaría?

—Destacaría, por lo que a mí me ha tocado, la del hermano de la primera víctima de ETA, el guardia civil Pardines, y la del hijo del gendarme francés que fue el último asesinado. Tener a la primera y a la última víctimas me parecía importante para cerrar la historia.

—¿Ha sido difícil hacer una serie sobre ETA equilibrada pero sin caer en la equidistancia?

—Sí, pero lo primero que planteé a los guionistas es que no tenía que haber voz en off, es decir un narrador que contara la historia. Lo hacen los entrevistados, lo que aumentaba la complicación de cómo contarlo, porque dependes mucho de lo que respondan a las preguntas que les hagas. Articular toda la serie y que se entienda solo en base a las respuestas fue un reto. El espíritu de la serie es que no se iba a censurar nada. Eso para mí, como creador y cineasta, era vital, no quería tener ningún tipo de presión al manejar toda la información, las entrevistas y el material de archivo.

—¿Qué conclusión saca después de haber hecho esta serie?

—Mi cerebro, mi corazón, mi estómago siempre van al dolor, que es lo más que me ha impactado. Mi conclusión es que solo queda el dolor y que lo que pasó no se puede repetir ni caer en el olvido. Era muy importante que la gente supiera lo que sucedió y que lo entendieran en los 240 países en los que se ha estrenado. Al terminar la serie, he aprendido mucho sobre la historia de España y de dónde venimos y a dónde vamos.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

La serie documental «El desafío: ETA» recupera la memoria del horror