La serie documental «El desafío: ETA» recupera la memoria del horror

ACTUALIDAD

TXEMA FERNANDEZ | EFE

Muestra material inédito y testimonios desgarradores de víctimas

22 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Recuperar para el gran público y las generaciones más jóvenes la memoria del espanto, la crueldad y el dolor que provocó ETA era en cierta manera una asignatura pendiente. El balance siniestro de la banda desde que empezara a matar en 1968 es de 854 asesinados (más de 300 sin resolver), 22 de ellos niños, miles de heridos, familias destrozadas de por vida y una sociedad traumatizada que trata de pasar página, a veces relegando lo que sucedió a un peligroso y cobarde olvido.

Más de diez años después de que la banda terrorista dejara de matar, el 65 % de los jóvenes no saben quién fue Miguel Ángel Blanco, el joven concejal del PP vilmente asesinado en 1997, dando origen al llamado espíritu de Ermua, una rebelión democrática y pacífica contra el terrorismo. Según el estudio de GAD3, más de la mitad de los españoles creen que la banda armada sigue activa.

El documental El desafío: ETA (Amazon) es un ejercicio sobrecogedor y riguroso para saber y entender, si esto es posible, lo que sucedió. La serie, centrada en el testimonio de las víctimas y la labor de la Guardia Civil, dividida en ocho capítulos, narra cronológicamente la historia de ETA, y está elaborada con material de primera mano y documentos inéditos, y contada con un ritmo y un estilo cinematográficos que recuerdan a los thriller. No hay voz en off que narre la historia, sino que la van tejiendo los testimonios encadenados de víctimas, guardias civiles, exmiembros de la banda, los cuatro expresidentes del Gobierno de la democracia, Felipe González, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, y otros protagonistas directos, como un confidente infiltrado en la banda apodado Joseph. Los etarras encarcelados que accedieron a participar no pudieron hacerlo porque no se concedieron los permisos para rodar en las prisiones.