PP y Cs rompen en Cataluña y no irán juntos a las elecciones

Ramón Gorriarán MADRID / COLPISA

ACTUALIDAD

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, y el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, se saludan con el codo durante el acto central de campaña de la coalición PP-Cs en la Casa de Juntas de Gernika, el pasado 5 de julio
La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, y el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, se saludan con el codo durante el acto central de campaña de la coalición PP-Cs en la Casa de Juntas de Gernika, el pasado 5 de julio Javier Zorrilla

Casado sepulta España Suma y se lanza a cazar votantes de Ciudadanos y Vox

23 nov 2020 . Actualizado a las 20:09 h.

Pablo Casado firmó este lunes el acta de defunción de España Suma, su proyecto de alianza electoral con Ciudadanos y Vox. En realidad, se trata de un carpetazo dirigido al partido naranja porque con los de Santiago Abascal quedaron derruidos todos los puentes hace un mes con la moción de censura de Vox a Pedro Sánchez.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Aunque la ruptura hace añicos la ya agrietada foto de la plaza de Colón, al menos en su vertiente electoral, Casado ha dado el paso porque cree que el Partido Popular está en condiciones de morder en el electorado de Ciudadanos, desconcertado y en desacuerdo, según su análisis, por el espíritu colaborativo de Inés Arrimadas con el Gobierno de Sánchez. El líder de la oposición señaló este lunes en la cadena Cope que daba por finiquitada «la alianza de constitucionalistas o del centro y la derecha con España Suma», y culpó de ello a Ciudadanos y Vox.

El proyecto nunca cuajó, y solo saltó a la arena electoral en el País Vasco en julio pasado con un resultado desastroso para el PP y positivo para los naranjas que, pese a ser un partido irrelevante en Euskadi, lograron dos diputados. La coalición también se presentó en las últimas generales en Navarra, pero el único beneficiario fue Unión de Pueblo Navarro, que obtuvo todos los escaños ganados por la alianza. En vista de esos resultados y de las expectativas que se abren, Casado sentenció: «Estamos en otra etapa». Una nueva fase, prosiguió, para «unir a los votantes de estos partidos en un proyecto [el PP] que es la única alternativa a Pedro Sánchez». Es decir, recuperar los seis millones de votos que ha perdido su partido desde que ganó las elecciones en el 2011 hasta las de noviembre del año pasado, y que por el centro se fueron a los liberales, y por la derecha, a Vox.