Trump cede y autoriza la transferencia de poder a Biden

El aún presidente asegura que fue amenazado para obligarlo a tomar esta decisión de «forma prematura»

Trump, en un acto en la Casa Blanca
Trump, en un acto en la Casa Blanca

Washington

Comienza la transición en Estados Unidos. Tres semanas después de las elecciones presidenciales ganadas por Joe Biden, el presidente saliente, Donald Trump  ha levantado el bloqueo en el que había instalado a su Gobierno y ha autorizado el inicio de la transferencia del poder a los demócratas.

Pese a que sigue sin reconocer abiertamente la victoria de Biden, denunciando sin pruebas un fraude en su contra, la luz verde a la transición es el primer paso que ha dado Trump hasta ahora para asumir su derrota.

Con este reconocimiento a media voz, llegó la certificación por parte de la Administración General de Servicios (GSA, en inglés) de la  victoria de Biden. Es  un trámite necesario para iniciar la transición, y el anuncio del presidente electo de que en breve empezarán las reuniones con altos cargos del gabinete de Trump.

No podía ser de otra manera. El presidente en  funciones usó Twitter para hacer este peculiar anuncio.

«Quiero agradecer a Emily Murphy en la GSA su firme dedicación y lealtad a nuestro país. Ha sido acosada, amenazada y objeto de abusos -y no quiero ver que esto le pasa a ella, su familia o a empleados de GSA-. Nuestro caso continúa fuerte, seguiremos la buena lucha y creo que prevaleceremos», escribió en la red social antes de añadir otro mensaje que allanaba el camino a la transferencia de poder: «Sin embargo -siguió-, en el mejor interés de nuestro país, recomiendo que Emily y su equipo hagan lo que tengan que hacer respecto a los protocolos iniciales, y le he dicho a mi equipo que haga lo mismo».

Con estos tuits Trump pareció arrojar la toalla después de tres semanas de no admisión de la derrota, bloqueo, propagación de teorías conspirativas, batalla legal infructuosa e incluso triquiñuelas para alterar el resultado.

En paralelo a los mensajes del presidente se conoció la carta que Murphy hizo llegar a Biden para comunicarle el inicio formal del proceso de transición, lo que tiene que evitar una temida transferencia de poder caótica.

«Me tomo este trabajo en serio y, los acontecimientos recientes que han implicado cuestiones legales y certificaciones de los resultados de las elecciones, le transmito esta carta hoy para hacer que esos recursos y servicios estén disponibles para usted», dijo Murphy en la carta a Biden.

«Para ser clara -añadió-, no recibí ninguna instrucción para retrasar mi decisión. Sin embargo, sí que recibí amenazas online, por teléfono y por correo contra mi seguridad, la de mi familia, mi personal e incluso contra mis mascotas en un esfuerzo de coartar y hacer que adoptara esta decisión de forma prematura». 

El equipo de transición demócrata podrá acceder ahora a recursos económicos para financiarse (7,3 millones de dólares), así como información de inteligencia y acceso a los altos cargos del Gobierno de Trump para el traspaso  de carteras.

A ambos anuncios respondió Biden con uno propio: en los próximos días enviará a su equipo a que empiece reuniones con el gabiente de Trump.

Biden perfila su Gobierno

«En los próximos días, comenzarn las reuniones con funcionarios federales para discutir la respuesta a la pandemia, tener una explicación completa de nuestros intereses de seguridad nacional», dijo en un comunicado el director ejecutivo del equipo de transición de Biden, Yohannes Abraham.

El demócrata también dijo que en esas reuniones buscarán «obtener una plena comprensión de los esfuerzos de la "administración Trump" de vaciar las agencias gubernamentales». Según Abraham,  la decisión de la GSA «proporciona a la administración entrante los recursos y el apoyo necesarios para llevar a cabo una transferencia de poder sin problemas y pacífica».

«La decisión de hoy es un paso necesario para comenzar a abordar los desafíos que enfrenta nuestra nación, incluido el control de la pandemia y la recuperación de nuestra economía. Esta decisión final es una acción administrativa definitiva para comenzar formalmente el proceso de transición con las agencias federales», enfatizó.

Pese a carecer hasta ahora de los recursos gubernamentales para trabajar en la transición de poder, el equipo de Biden había empezado ya a trazar una estrategia propia frente a la pandemia de la covid-19 y a formar su futuro Gabinete con varios nombramientos.

Este mismo lunes anunció a Antony Blinken como su secretario de Estado (responsable de Exteriores); a Alejandro Mayorkas como secretario de Seguridad Nacional; a Linda Thomas-Greenfield como embajadora ante la ONU; y al exsecretario John Kerry como enviado presidencial para el Clima.

Además se da por hecho el nombramiento de la antigua responsable de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) Janet Yellen como futura secretaria del Tesoro. 

Joe Biden devuelve el Gobierno de Estados Unidos a la era Obama

esperanza balaguer
Joe Biden junto a Tony Blinken, Susan Rice y John Kerry en una imagen del 2013, cuando ocupaba el cargo de vicepresidente
Joe Biden junto a Tony Blinken, Susan Rice y John Kerry en una imagen del 2013, cuando ocupaba el cargo de vicepresidente

Una mujer dirigirá por primera vez la Inteligencia y un latino, la migración

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, está dispuesto a borrar de un plumazo los cuatro años de Donald Trump para devolver al país a las políticas demócratas de la era Obama. El equipo de transición del demócrata anunció este lunes los nombramientos de los futuros responsables de las carteras de Interior y Exterior. Todos ellos fueron altos funcionarios de la Administración de la que fue vicepresidente entre el 2008 y el 2016.

La elección hará historia si el Senado confirma a los elegidos. Biden propondrá situar a la abogada Avril Haines como la primera mujer al frente de los servicios de Inteligencia y al también abogado Alejandro Mayorkas como el primer latino en dirigir la Seguridad Nacional. Haines, de 51 años, fue subdirectora de la CIA y asesora con Barack Obama, mientras que Mayorkas se desempeñó como secretario del Departamento de Seguridad Nacional entre el 2013 y el 2016. Nacido en La Habana (1959), sus padres huyeron de Cuba a finales de los años 60. Ahora se convertirá en el primer inmigrante al frente de las políticas de migración bajo el reto de revertir las políticas antiinmigrantes de Trump.

Seguir leyendo

 

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Trump cede y autoriza la transferencia de poder a Biden