La Casa Real y la comisión de la Kitchen generan nuevos roces en el Gobierno de coalición

Francisco Balado Fontenla
Fran Balado MADRID | LA VOZ

ACTUALIDAD

El rey emérito, el día de la firma de su abdicación, en el 2014
El rey emérito, el día de la firma de su abdicación, en el 2014 Fernando Alvarado

Podemos critica el alineamiento del PSOE junto al PP y Vox para vetar la investigación parlamentaria sobre el rey emérito

13 jul 2021 . Actualizado a las 11:44 h.

La Mesa del Congreso rechazó ayer la puesta en marcha de dos comisiones de investigación que afectan directamente a la Corona debido a la mayoría conformada por los diputados del PSOE, PP y Vox. No prosperó la propuesta registrada de manera conjunta por ERC, Bildu y el Grupo Plural, en el que se integra el BNG, mediante la que se pretendía abrir una investigación sobre presuntas irregularidades cometidas por miembros de la Casa Real. Tampoco pasó el corte del órgano de Gobierno de la Cámara Baja la iniciativa registrada por Unidas Podemos con la que pretendía esclarecer las finanzas del rey emérito, Juan Carlos I.

No es la primera vez que los representantes socialistas en la Mesa del Congreso rechazan la creación de comisiones de investigación relacionada con la Casa Real, y, por lo que apuntaban ayer desde Podemos, seguramente no será la última, ya que desde la formación morada trasladaron que seguirán presentando este tipo de iniciativas, ante las que Ferraz no tiene pensado cambiar de parecer. Tal y como esgrimieron ayer, en el caso de que deba desarrollarse una labor de investigación, será competencia de la Justicia, y nunca de Las Cortes. En otras ocasiones desde el PSOE justificaron también su postura contraria a la creación de comisiones de investigación sobre la Casa Real con los informes contrarios de los letrados de la Cámara Baja, en donde se aludía a la «inviolabilidad» del rey emérito.

Pese a las especulaciones de que estas divergencias entre el PSOE y Podemos están pactadas previamente por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, la parte morada del Ejecutivo de coalición mostró ayer su malestar no solo por la postura de sus socios de Gobierno, sino por la actitud, denunciando que se zanjó el tema sin permitir siquiera que se abriera el debate. Uno de los más críticos fue el secretario primero de la Mesa, Gerardo Pisarello, que consideró que la negativa de los socialistas equivale a «reírse en la cara de los ciudadanos». «Llevar el apellido Borbón parece ser una carta blanca para delinquir hasta el final de los días», afirmó el diputado de Podemos.