Vuelven Carrie Bradshaw y «Sexo en Nueva York», pero sin Samantha

HBO Max prepara el regreso de la mítica serie, aunque no se sabe si para una temporada completa o un capítulo especial


Redacción

Carrie Bradshaw volverá a pasear por las calle de Nueva York veinte años después de que lo hiciera con aquel inolvidable tutú rosa, pero en esa ocasión en vez de cuatro amigas, serán tres. Samantha no volverá a acompañarlas en sus aventuras por Manhattan, algo que ha dejado a los fans de Sexo en Nueva York divididos, pese a que Kim Catrall había cerrado la puerta hace años a un reencuentro.

Sexo en Nueva York terminó en 2004. Tras seis temporadas y dos películas, todo apunta a que la ficción regresará a HBO. El pasado mes de septiembre Sarah Jessica Parker declaró a Entertainment Tonight que estaba interesada en hacer «algunos episodios de Sexo en Nueva York». Ahora una fuente ha revelado a Page Six que la exitosa franquicia volverá a la pequeña pantalla con un reboot limitado que se emitirá en HBO Max e incluirá a Sarah Jessica Parker, Cynthia Nixon y Kristin Davis.

«No pude evitar preguntarme dónde están todos. Tengo curiosidad, el mundo ha cambiado incluso desde la película con la tecnología y las redes sociales», aseguró Parker. «Con la política y el movimiento #MeToo y Time's Up creo que Carrie Bradshaw estaría ansiosa de compartir sus sentimientos y pensamientos», agregó.

Por su parte, Cattrall se ha enfrentado públicamente con Parker en el pasado, y este enfrentamiento hizo que los planes para un tercer largometraje fracasaran. En el 2018 Parker le dio el pésame públicamente a Cattrall por la muerte de su hermano, y la actriz respondió: «Tu contacto continuo es un recordatorio doloroso de lo cruel que eras en realidad entonces y ahora. Déjame dejar esto muy claro. No eres mi familia. No eres mi amiga», sentenció.

Parker ha tratado de aplacar la tensión e incluso dijo que no imaginaba una película sin Kim Cattrall. Por su parte, la intérprete que dio vida a Samantha dejó claro que no volverá a la franquicia, lo que calificó como «una decisión empoderada en mi vida de terminar un capítulo y comenzar otro».

El desgarrador testimonio de Kim Catrall en «Sexo en Nueva York»

Kim Cattrall, la actriz que dio vida en Sexo en Nueva York a la desinhibida Samantha Jones explotó hace unos años y sus revelaciones no dejaron títere con cabeza en el universo de amistad y glamur que rodeaba a la serie. El detonante fue que  Sarah Jessica Parker, la protagonista de Sexo en Nueva York, puso fin a los rumores de un posible reencuentro de Carrie, Samantha, Miranda y Charlotte para una tercera película. «No vamos a hacerla», aseguraba. «Teníamos una historia preciosa, divertida, desgarradora y un guion maravilloso. No solo es decepcionante para nosotras que no vaya a salir la historia y no volvamos a vivir la experiencia, sino también para la audiencia, que había pedido y llevaba esperando tanto tiempo una nueva película», continuaba.  

Aunque la actriz que interpretó a Carrie Bradshaw no dio detalles de a que se debía esta decisión que los fans de Sexo en Nueva York acogieron con gran decepción, poco después varios medios señalaban a Kim Cattrall como la culpable de que la tercera película de la saga nacida tras la exitosa serie no se llevase a cabo. Además acusaban a Kim Cattrall de abandonar el proyecto cuando ya estaba en marcha y de pedirle a la productora papeles para futuras películas a cambio de aparecer en Sexo en Nueva York 3

Eso provocó que Kim Cattrall, cansada de que los fans de Sexo en Nueva York la culpasen a ella de que el reencuentro de las cuatro amigas neoyorquinas nunca se hiciese realidad, como finalmente ha ocurrido, estalló y habló claro sobre la relación que realmente tenían entre ellas las cuatro actrices e hizo una terrible revelación sobre el sacrificio que supuso para ella participar en la serie. 

Los mejores momentos de Samantha Jones en «Sexo en Nueva York»

Durante una entrevista en el programa Piers Morgan´s Life Stories, Kim Cattrall, aseguraba en el año 2018 que «nunca fuimos amigas. Éramos colegas y creo que de alguna manera era bastante sano, porque así se tiene muy clara la línea entre tu vida profesional y personal». La actriz añadía además que prácticamente no tiene relación con las otras tres actrices, ya que desde hace años no reside casi en Nueva York. «El único lugar en común que teníamos era la serie y la serie ya terminó», puntualizaba. Pero lo que dejó helados a los telespectadores que estaban viendo el programa fue que prácticamente acusase a la serie de impedirle ser madre. «Cuando comencé a rodar Sexo en Nueva York quise someterme a un tratamiento de fertilidad in vitro», explicaba. En aquel momento su marido era Mark Levinson y Kim Cattrall afrontaba jornadas de grabación de más de 19 horas al día. «Acababa de cumplir 40 años cuando empecé a grabar Sexo en Nueva York, y aunque podría haberme quedado embarazada, pensé: Hay fines de semanas en donde terminó de rodar en la madrugada del sábado. Mis mañanas los lunes comienzan a las 4:45 de la mañana y a veces estoy hasta las 2 de la madrugada. Cómo voy a poder continuar haciendo eso, especialmente cuando ya tengo 40 años», puntualizaba. 

Kim Cattrall quiso aclarar poco después que los directores de Sexo en Nueva York no le impidieron ser madre, de hecho el embarazo de la protagonista Sarah Jessica Parker obligó a acortar la cuarta temporada de la serie, pero sí que en ese momento prefirió centrarse en su carrera y descartó ser madre. «Fue una cosa del destino, el tiempo, la suerte, no sé... Entonces comencé a ser mentora de actrices jóvenes, especialmente. A ser como una madre para algunas, no una biológica sino una que puede ser madre, tía o amiga. Y eso realmente me ha dado tanto», aseguraba.

Sobre los motivos por los que se negó a interpretar una vez más a Samantha Jones, Kim Cattrall no habló si se trataba de una falta de acuerdo con la productora de la película. Simplemente aseguró que «no he matado a Samantha, solo la he dejado marchar». «Creo que la serie tuvo su momento y las dos películas fueron un bonus. Así que hoy vuelvo a repetir y a jurar que no voy a volver a interpretar a Samantha nunca. Se acabó, y de verdad que lo hago sin ningún resentimiento», añadió. «No pedí dinero, que me tachen de diva es ridículo», intentó zanjar. 

Kim Cattrall ya contó hace años al diario británico The Guardian que llegó a rechazar hasta en tres ocasiones el papel de Samantha Jones en Sexo en Nueva York. «No sabía si el papel evolucionaría o se quedaría en un personaje gracioso de dos dimensiones», aseguraba. «En el último momento. Ya habían contratado a otra persona a la que tuvieron que indemnizar», llegó a afirmar. 

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Tags
Comentarios

Vuelven Carrie Bradshaw y «Sexo en Nueva York», pero sin Samantha