La ira de los «rednecks» llega al Capitolio

ACTUALIDAD · Exclusivo suscriptores

Simpatizantes de Trump en la escalinata del Capitolio, el pasado 6 de enero
Simpatizantes de Trump en la escalinata del Capitolio, el pasado 6 de enero STRINGER

Trump se nutre de fieles entre la clase baja blanca, víctima de la globalización

12 ene 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Elvis Presley, los ovnis y Trump. Estos son los héroes de los hillbillies, los rednecks y la white trash (basura blanca). Estos clanes, base del electorado de Donald Trump, han vuelto a convertirse en los chivos expiatorios de Estados Unidos. Les delata el hombre con cuernos de bisonte que lideró el asalto al Capitolio de Washington para boicotear la ratificación presidencial de Biden. Pero ¿cuál es el perfil sociológico de estos fieles seguidores y qué les motiva a desafiar a la cúpula política?

Muchos votantes provienen de la clase baja blanca, desempleados que viven en el sur rural o en los parques de autocaravanas. Son descritos como pendencieros, desdentados, paletos embrutecidos, amantes de las armas, maltratadores y perdedores. Manzanas podridas, diana de chistes malos y burlas de Hollywood, el estereotipo de todo lo que rechazan los progresistas. Toda América les culpó de votar a Trump en el 2016 al creerse sus fake news.

Desde hace 250 años, es el grupo social más vilipendiado de Estados Unidos. Son comparados con los chavs, los británicos pobres y horteras con escasa cultura que viven de los subsidios, el equivalente en España a las chonis. Están fascinados con Elvis Presley, un hillbilly que se redimió, y por los ovnis. Son los olvidados del sueño americano.