Los famosos retoman sus planes de boda en el 2021

Martín Bastos

ACTUALIDAD

Francisco Guerra

09 ene 2021 . Actualizado a las 13:23 h.

Muchas de las bodas previstas para el 2020 y suspendidas por la pandemia siguen a la espera de que la pandemia afloje para poder celebrarse por todo lo alto. Muchos famosos que ya habían anunciado sus enlaces para el pasado año han puesto sus planes en suspenso con la esperanza de poder hacer en este 2021 la fiesta de sus sueños. Para el pasado 14 de julio tenía prevista su boda Chenoa con el urólogo Miguel Encinas, pero la imposibilidad de reunir a sus seres queridos los obligó a posponer la celebración, en principio para este año. Lo mismo le ocurrió a José Bono Jr., el hijo del exministro José Bono, que también pospuso su enlace con Aitor Gómez, previsto para el pasado mes de junio en el Palacio de Galiana, de Toledo. En su lugar, en el día previsto para la celebración hicieron una fiesta de disfraces para un pequeño grupo de amigos y aplazaron la boda para este 2021. La cantante Soraya Arnelas y Anabel Pantoja también se comprometieron antes de la crisis sanitaria y tienen ese proyecto en suspenso a la vista de la evolución del virus.

No una sino dos veces tuvo que aplazar Jennifer López su boda con el exdeportista Alex Rodríguez desde que este se arrodilló en la plaza durante un romántico atardecer para ponerle en el dedo un anillo de compromiso. Era el mes de marzo del 2019, pero, entre unas cosas y otras, todavía no se han convertido en marido y mujer. En ese mismo año Katy Perry y el actor Orlando Bloom se prometieron y empezaron a planear una boda que iba a celebrarse el pasado verano en Japón. Desde entonces han sido padres de una niña, Daisy Dove, que nació en agosto, pero el trámite nupcial sigue pendiente. Como lo está también el enlace de James Middleton, el hermano de la duquesa de Cambridge, con la financiera Alizée Thevenet.

Límites perimetrales

Tamara Falcó se salta las restricciones. Solo unos días después de tener que perdón por no respetar las restricciones de movilidad, la nueva marquesa de Griñón se saltó de nuevo las normas para pasar el día en casa de su novio, Íñigo Onieva, de donde salió a última hora de la noche para marcharse de regreso a su propia casa. Sin llevar puesta la mascarilla para subirse rápidamente al coche, Tamara Falcó volvió a infringir las restricciones perimetrales que afectan a La Moraleja, donde está situada la vivienda de su pareja.