El Gobierno luso afronta la subida de la luz asumiendo el 10 % de la factura

Ribera admite que el recibo se encarecerá este mes entre 4 y 10 euros

Antonio Costa, primer ministro de Portugal
Antonio Costa, primer ministro de Portugal

redacción / la voz

España y Portugal comparten el mercado diario de electricidad. Los precios en ambos países son idénticos, aunque no siempre. Durante cinco días de este mes, el coste del megavatio hora en el país vecino fue unos pocos euros más caro que aquí, según reflejan los datos que maneja el operador del mercado de la península, OMIE. Así que la luz está que arde en ambos países, y el Gobierno luso ya ha decidido actuar. Según el periódico Expresso, el Ejecutivo de Antonio Costa pagará el 10 % de la factura eléctrica de todos los hogares (seis millones de consumidores domésticos) durante el mes de enero para proteger las economías familiares del incremento de los precios en el mercado, que se verá agravado por el aumento del consumo provocado por el confinamiento de la población. El coste estimado de la medida oscilará entre los 20 y los 25 millones de euros mensuales.

La ayuda será compatible con el bono social, que supone un descuento del 33 % en el recibo (en España, entre el 25 y el 40 % en función de la renta), y con la bajada aplicada en el IVA del 23 al 6% (aquí es del 21 %, el máximo).

Mientras, el Gobierno español descarta tocar ese impuesto alegando que la Comisión Europea no lo vería con buenos ojos porque considera que España ya abusa de los tipos reducidos o superreducidos; y tampoco prevé aplicar medidas inmediatas y directas para asumir el alza del recibo como el país vecino.

Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica, espera que haga viento a partir del domingo o del lunes para que la eólica consiga enfriar los precios, ahora alterados por el encarecimiento del gas natural. El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy también se encomendó a las fuerzas de la naturaleza -a la lluvia- en enero del 2017, cuando se produjo una situación similar a la actual (aumento de la demanda por la ola de frío, pocas renovables y el precio del gas por las nubes).

Ribera destacó, durante una entrevista en TVE, que el alza de precios es puntual, aunque reconoció que la factura eléctrica se encarecerá este mes entre cuatro y diez euros en función de si hace viento o no a partir del domingo.

Reforma del sistema eléctrico

El Gobierno tiene previsto acometer una reforma del sistema eléctrico para abaratar la luz, que afrontará en los próximos seis meses. De ella forma parte, por ejemplo, la creación, ya aprobada, del Fondo Nacional para el Sostenimiento del Sistema Eléctrico (FNSSE), que implicará quitar del recibo de la luz el coste de las primas a las renovables. Dejarán de pagarlas los consumidores y las asumirán las compañías energéticas. El ministerio estima una rebaja del 13 % en la factura, pero dentro de cinco años. También se ha descargado del recibo el pago del servicio de interrumpibilidad que prestaban las industrias, y que ha desaparecido.

La casación de precios

La reforma del mercado mayorista es más difícil, pues el sistema de casación de precios es el mismo para toda Europa y es marginalista. Quiere decir que la última tecnología en vender su energía es la que marca el precio que cobrarán las demás. Y como las ofertas entran desde la más barata a la más cara, pues la que marca la pauta es la más prohibitiva, pero su producto se adquiere porque se necesita para cubrir la demanda. Esto provoca que las centrales que producen más barato -nucleares e hidráulicas- cobren muy por encima de lo que ofertaron. A esa diferencia se le denomina beneficios caídos del cielo (windfall profit).

El acuerdo de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos prevé acabar con esas ganancias. Pero Ribera avanzó que «no puede prohibirse el acceso al mercado a determinadas tecnologías o generadores sin causa justificada, hay que ser cuidadosos en ello».

La solución para abaratar la luz tampoco es «nacionalizar o crear una compañía pública de energía», como sugiere Unidas Podemos, sino «todo lo contrario», manifestó la ministra durante su intervención en el Foro Spain Investors Day.

Competencia analiza de cerca los «incrementos significativos» de precios para decidir si investiga

Después de despedir el año más barato desde el 2004, el mercado de electricidad emprendió hace una semana una subida acelerada y repentina de los precios coincidiendo con la ola de frío. El megavatio hora se cotiza hoy a 87,25 euros, el tercer precio más alto de enero, superado por el récord de 94,99 del pasado viernes y los 89,94 de ayer miércoles.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), el regulador del sistema energético, está analizando los datos de lo que calificó como «incrementos significativos» de los precios, tanto de la electricidad como del gas, antes de decidir si abre una investigación oficial. La CNMC matizó que la supervisión sobre estos mercados es continua para asegurar que se respetan las normas de la libre competencia.

En cuanto al precio del gas natural -factor determinante en el alza del mercado eléctrico-, ayer se situó en 31,82 euros el megavatio hora, un 5,4 % más que el día anterior, en el mercado ibérico del gas (Mibgas).

En comparación con el de hace justo un mes, casi duplica los 17,50 euros anotados entonces. El jueves pasado alcanzó los 51,55 euros.

En cuanto a la demanda de gas, tanto de hogares como de pymes, se ha disparado más de un 30 % durante los primeros diez días de este año, según el gestor técnico del sistema gasista, Enagás, y debido a las bajas temperaturas.

Saltan chispas entre PSOE y Podemos por el mercado eléctrico

J. M. C. Colpisa

La pugna de los dos socios de coalición a cuenta del fuerte repunte de la factura de la luz desde principios de mes deja bien claras las dos posiciones que mantienen los partidos del Gobierno en torno a las propuestas para minimizar el impacto que tendrá esta situación en el bolsillo de los ciudadanos. La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha pedido «ser cuidadosos» en las propuestas que se están lanzando para atajar este problemas. Aunque no los citó, se refería a las ideas planteadas este martes por el ministro de Consumo, Alberto Garzón, o el portavoz parlamentario morado, Pablo Echenique, sobre intervenciones o cambios en el funcionamiento del mercado eléctrico. Ribera calificó estas propuestas como «alternativas de intervención teórica». Aunque hay que analizar «cuál es la más práctica, la más sencilla y la más segura». Sobre todo porque España está atada de pies y manos en materia energética «en el marco europeo y también en el constitucional».

La ministra de Igualdad, Irene Montero, aseguró que su formación llegará hasta el final para propiciar que el PSOE cumpla la reforma del mercado eléctrico para bajar el precio de la luz. Montero defiende «con rotundidad» la creación de una empresa pública energética como «mejor solución» a un mercado «altamente oligopólico». Ribera simplemente replica que no es buena idea para resolver el problema.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El Gobierno luso afronta la subida de la luz asumiendo el 10 % de la factura