Corinna Larsen confirma que se sintió amenazada por el CNI cuando ocuparon su apartamento en Mónaco en el 2012

La examante del rey emérito declara que pidió explicaciones a Juan Carlos I y éste le dijo que se trataba de una operación para protegerla de los paparazzi

Captura de vídeo de la llegada este viernes de la empresaria alemana Corinna Larsen a los juzgados de Londres
Captura de vídeo de la llegada este viernes de la empresaria alemana Corinna Larsen a los juzgados de Londres

Redacción

La examante del rey emérito Juan Carlos I, Corinna Larsen, ha confirmado este viernes durante su declaración como testigo en el primer juicio seguido contra el excomisario José Manuel Villarejo que en la primavera del 2012 se sintió amenazada «como ciudadana, como persona normal y mujer» cuando sus oficinas y apartamento en Mónaco fueron ocupadas por una empresa de seguridad contratada por los servicios de inteligencia españoles (CNI). Declaró que pidió explicaciones al hoy exmonarca, que le dijo que se trataba de una operación para protegerla de los paparazzi.

Larsen, vestida de negro y mediante videoconferencia desde una sede judicial en Londres, ha confirmado así las tesis de la defensa de Villarejo, para quien se piden dos años de cárcel por presuntos delitos de calumnias y denuncia falsa contra el ex director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) Félix Sanz Roldán.

Durante la declaración, algo lenta al precisar la intervención de intérpretes, el abogado del excomisario, José García Cabrera, le ha preguntado si había tenido la sensación de ser «una ciudadana amenazada por un jefe de estado y de los servicios secretos y si eso le hizo sentir miedo», a lo que la empresaria de origen alemán ha contestado afirmativamente, informa Europa Press

«Sí, estaba decididamente muy asustada. No entendía el motivo y no se me proporcionó una explicación adecuada como ciudadana, a una persona normal, una mujer que se encuentra enfrentada con unas personas tan poderosas en territorio extranjero», ha contestado a la pregunta, calificando de «ilegal» la ocupación de sus oficinas y vivienda. Ha añadido que la explicación que obtuvo del rey no tenía sentido porque además al día siguiente tenía previsto abandonar Mónaco, por lo que no habría problemas con los fotógrafos.

También ha confirmado su encuentro personal con el ex responsable del CNI en mayo de ese año, quien se trasladó expresamente a Londres para ello según le informó el propio Juan Carlos I, y a lo que no podía negarse. «Siempre querían hacer constar que el señor Sanz Roldán recibía los órdenes del Rey Juan Carlos I, que las recibía desde arriba», ha dicho. 

Comienza el primer juicio a Villarejo: «Debo ser el único idiota de este país que se atreve a denunciar al director general del CNI»

La Voz
Captura de video de la llegada este viernes del excomisario José Villarejo al Juzgado de lo Penal número 8 en Madrid,
Captura de video de la llegada este viernes del excomisario José Villarejo al Juzgado de lo Penal número 8 en Madrid,

La Fiscalía pide para Villarejo dos años de prisión por calumnias y denuncia falsa contra Sanz Roldán. Uno de los asuntos que más expectación ha generado ha sido la declaración de quien fue amante del emérito, que compareció por videoconferencia desde el Reino Unido

El juzgado de lo Penal número 8 de Madrid ha dado inicio este viernes al primer juicio del excomisario José Villarejo como acusado por calumnias al exdirector del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) Félix Sanz Roldán, en el que ha declarado como testigo la empresaria Corinna Larsen.

En torno a las 10.45 horas de la mañana el magistrado ha comenzado la vista que sienta por primera vez en el banquillo a Villarejo, aunque por una causa ajena a la que le mantiene encarcelado de manera preventiva desde noviembre del 2017 por orden de la Audiencia Nacional por sus presuntos encargos de espionaje.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Corinna Larsen confirma que se sintió amenazada por el CNI cuando ocuparon su apartamento en Mónaco en el 2012